viernes, 15 de agosto de 2008

Los posibles vicepresidentes de Obama

Un comentario largo tiempo debido: cuáles son los posibles "vicepresidentes" de Obama.

Recordemos ante todo que sólo hay cuatro categorías posibles:

- Senadores o ex senadores
- Gobernadores o ex gobernadores
- Miembros del Gobierno Clinton
- Contrincantes en las primarias (que suelen coincidir con las categorías 1 y 2)

Entre los requisitos básicos han de cumplirse los siguientes:

Requisitos generales: los posibles candidatos han de ser, en principio, mayores de 50 años (porque Obama ya recibe suficientes ataques por ser demasiado joven), menos liberales que Obama (porque Obama ya recibe suficientes ataques por ser demasiado liberal), y populares en su Estado.

Por supuesto, Obama puede hacer lo que hizo Clinton en 1992: seleccionar a un Senador todavía mas joven que él (Al Gore) pero entre los posibles candidatos de este turno yo no veo nadie más joven que Obama con posibilidades.

Requisitos especiales: los gobernadores no pueden tener vicegobernadores republicanos (porque entonces el partido perdería la gobernaduría en ese Estado), y los Senadores no pueden ser de un Estado con gobernador republicano (porque entonces el gobernador designa a su sucesor, y lógicamente elegirá a un republicano, perdiendo un escaño en el Senado).

Aclaradas una vez más estas cosillas, éstas son las especulaciones más factibles, sin orden de preferencia:

Gobernadores:

- Tim Kaine, gobernador de Virginia: a sus 50 años, Kaine, un hombre simpático, moderado, pertenece al Estado mas interesante de este ciclo electoral: Virginia, que pese a que no vota demócrata en unas presidenciales desde 1964, ha girado a la izquierda claramente en los últimos tiempos, hasta el punto de que puede acabar este año con el gobernador y los dos senadores demócratas. Dicho esto, Kaine no es especialmente popular en su Estado, no tiene mucha experiencia (fue elegido en 2005), y además Virginia solo permite mandatos de cuatro años (aunque sí permite mandatos no consecutivos), no sabe nada de política exterior, y además, desde que suena su nombre, me ha parecido poco circunspecto y algo lenguaraz. Como demócrata sureño y blanco, probablemente tranquilizaría a los que tienen miedo de que el ticket demócrata incluya demasiado "cambio", pero realmente a mí no me parece una opción terriblemente atractiva.

- Kathleen Sebelius, gobernadora de Kansas: quizá la opción más interesante a día de hoy. Tiene 60 años, la edad límite para ser vicepresidente (en principio, el vicepresidente tiene que ser el futuro candidato a la presidencia en 2016). Gobernadora de Kansas desde 2002, con seis años de experiencia (suficiente), mujer católica (bueno) y ganadora en un Estado que no vota demócrata en unas presidenciales desde 1964 (y por cierto, al contrario que Virginia, un Estado que no esta girando a la izquierda: Kerry obtuvo en 2004 un misérrimo 36% de los votos). Además, es una gobernadora progresista (no centrista) en un Estado de derechas, una combinación muy interesante para los demócratas. Hija de un exgobernador de Ohio y del Estado de la difunta mamá de Obama, sus credenciales son buenas. Por último, desde que ha sonado su nombre como candidata, no ha efectuado un solo comentario fuera de lugar.

Entre los contras: falta de experiencia internacional, y más aburrida que una mata de habas (cada año, los demócratas encargan a alguien responder al discurso sobre el Estado de la Unión de Bush. Este enero le tocó a la Sebelius. La impresión generalizada es que durmió a las ovejas). En el tema del aborto, quizá está un pelín escorada a la izquierda para lo que es del gusto de los americanos. Por último, hay una línea de pensamiento que dice que elegir a la Sebelius sería insultar a los votantes de Hillary (pero ¿no es eso una forma de machismo? "la única mujer aceptable es Hillary"). Eso es una memez. Y en cuanto a lo de la falta de carisma: para carisma ya tenemos a Obama. Equilibrarlo con una mujer aburrida (visión paródica, por supuesto) no es mala idea.

- Brian Schweitzer, gobernador de Montana: a sus 52 años, Schweitzer es el "tapado" de entre los gobernadores. Muy popular en un Estado muy conservador (Kerry obtuvo el 38% de los votos en 2004), centrista, firmemente partidario de las armas de fuego, ciertamente resultaría un contrapeso a Obama. Es populista y simpático.

Dicho esto, se presenta a la reelección este mismo 2008, y no estoy muy seguro que Obama esté dispuesto a perder el Estado de Montana cuando tiene otras opciones menos arriesgadas. Una vez más, carece de experiencia internacional. Y lo más importante: está muy gordo. Estados Unidos no tiene un presidente gordo desde Taft en 1912 (ya se que parece muy superficial, pero la gente no vota a los gordos en EE.UU. para la presidencia).

Senadores:

- Evan Bayh, senador de Indiana: un eterno candidato a la vicepresidencia (ya lo fue con Bill Clinton y con Al Gore, y con John Kerry), Bayh, a sus 52 años, es un complemento clásico para Obama: con un montón de experiencia (gobernador de Indiana durante ocho años, Senador desde 1999, con experiencia internacional) Bayh es tremendamente popular en su Estado, donde pertenece a una dinastía política (su padre también fue Senador). Inevitablemente centrista (su Estado es muy conservador: Kerry obtuvo tan solo el 39% de los votos en 2004; por cierto, Bayh obtuvo el 62% en su reelección al Senado ese mismo día) su mayor obstáculo es quizá que su posición sobre el aborto le sitúa a la derecha de su partido (aunque eso es bueno en unas generales).

Y hay otro obstáculo nada desdeñable: su Estado tiene un gobernador republicano: si Bayh fuera vicepresidente, tendría que dejar el Senado, regalándole un Senador al Partido Republicano. Esa sin duda es una consideración muy importante. Dicho esto, hoy por hoy es el favorito para la nominación, dado que su perfil de demócrata blanco y centrista es de lo más tranquilizador.

- Jack Reed, Senador de Rhode Island: a sus 58 años, tiene la edad correcta. Tiene experiencia política, es católico, exmilitar, con conocimientos de política internacional, popular en su Estado. Pero Rhode Island es un Estado tan demócrata que no acabo de ver los beneficios a la maniobra. Y además el Gobernador es republicano, por lo que elegiría a uno de los suyos para sustituir a Reed. De verdad que no creo que merezca la pena, cuando hay candidatos con menos riesgo político.

Otra posibilidad un tanto sorprendente es John Kerry: dejo constancia porque suena el rumor, pero ni por edad (65) ni dados sus antecedentes (excandidato a la Presidencia) parece la opción más adecuada. Por lo demás, sin duda tiene experiencia y una buena relación con el candidato, pero de ahí a elegirlo va un trecho demasiado largo...

En cuanto a los republicanos: Chuck Hagel, Senador por Nebraska, suena mucho. Carece totalmente de posibilidades. Salvo en su oposición a la guerra de Irak (motivada por su experiencia en Vietnam), Hagel es un republicano conservador en todo lo demás. Seria del todo inaceptable para el Partido demócrata.

Miembros del Gobierno Clinton:

- Wesley Clark: el antiguo comandante en jefe de las fuerzas de la OTAN entre 1997 y 2000, Clark esta recibiendo una atención probablemente inmerecida. Por supuesto, tiene experiencia militar, pero más bien poca experiencia política. Su campaña en las primarias demócratas de 2004 fue manifiestamente mejorable. Habla en publico no demasiado bien, y no haría buen papel en el debate vicepresidencial. Hay que añadir, además, que es un pelín bocazas y ha hecho declaraciones contrarias a Israel, lo cual es totalmente anatema para cualquier candidato serio en Estados Unidos. Suena como candidato simplemente porque John McCain tiene un largo historial militar, pero no creo, de verdad, que sea buena idea. Y además, a sus 64 años, es probablemente demasiado viejo (recordemos que un vicepresidente ha de ser candidato a presidente en 2016).

Excandidatos (la categoría más sobrecargada):

- Joe Biden, senador de Delaware: a sus 65 años, es demasiado viejo. Por lo demás, tras 35 años en el Senado, tiene por supuesto, experiencia para ser vicepresidente treinta veces. Está especialmente involucrado en política internacional. Tiene buenos talentos: habla bien, es divertido, es atractivo pese a su edad, tiene una historia personal emocionante (perdió a su primera mujer y a su hijo en un accidente de tráfico y se quiso suicidar...). Por lo demás, no aporta mucho al ticket: Delaware votará demócrata sin duda: lleva haciéndolo desde 1992. Por otra parte, Biden, al igual que Clark, tiene una tendencia muy acusada a meter la pata cuando habla. El mejor ejemplo es lo que dijo cuando Obama entró en la carrera presidencial: dijo que tenía muchas posibilidades porque: "I mean, you got the first mainstream African-American who is articulate and bright and clean and a nice-looking guy" (dijo que era el primer candidato negro "limpio"; como metedura de pata es imperial).

Además, se tiene que presentar a la reelección en 2008. Eso no es un impedimento tan grave, porque su hijo le sustituiría, pero aun así...

Por lo demás, siempre ha querido ser presidente: fue candidato ya en 1988 y en 2008. Si hay que fiarse de Intrade, la "Bolsa política", tiene muchas posibilidades. Pero yo no acabo de verlo. Además, no apoyó a Obama tras retirarse de las primarias.

- Hillary Clinton, senadora por Nueva York: por supuesto que está bajo consideración. Pero tiene demasiado en contra: un marido bocazas, incapaz de decir que Obama está preparado para la presidencia. Una mala relación personal con el candidato (del que considera que le ha robado lo que era suyo). Una experiencia relativa (sus ocho años como Senadora; sus años de primera dama fueron, especialmente los seis últimos, muy clásicos: juegos y arreglos florales). Un odio visceral por parte de casi la mitad de la población, que tiene una opinión de ella inamovible. Es demasiado. Pero todo puede ser...

- Bill Richardson, gobernador de Nuevo México: demasiado gordo para ser presidente, sigue siendo demasiado gordo para ser vicepresidente. Bromas aparte, colocar de vice a un hispano es quizá demasiado "cambio" para unas elecciones en las que el presidente es negro. Por lo demás, tiene experiencia para dar y regalar (seis años de gobernador, miembro del gobierno Clinton, embajador ante la ONU...). Probablemente esté llamado a ocupar un lugar en el Gabinete. Pero no un lugar en la vicepresidencia.

En cuanto a los demás: John Edwards decidió suicidarse políticamente el otro día tras admitir que había tenido una amante mientras su mujer estaba en remisión del cáncer que la va a matar en los próximos años (una ventaja de estar en Canadá es que pude ver la mayor parte de la entrevista-confesión de Edwards. Por una vez voy a dejar de ser el moderado que todos sabéis que soy: ¡Menudo cerdo repugnante es Edwards! Un falso, un hipócrita, y un inmoral. Menos mal que Obama y Hillary se interpusieron en su camino...). Chris Dodd, el Senador de Connecticut, tiene un pequeño escándalo financiero entre manos que le inhabilita para ser vicepresidente. Además, su Estado tiene gobernadora republicana, lo que le inhabilita tácitamente para el cargo.

Mi opinión: es difícil acertar. No creo que Obama se sienta particularmente arrastrado a elegir a alguien con experiencia internacional, sino simplemente con experiencia (para la experiencia internacional es mas importante escoger a alguien adecuado como Secretario de Estado). Si juega sobre seguro, escogerá a Biden o a Bayh (creo que por ese orden; Bayh apoyó a Clinton hasta el final en las primarias). Si de verdad quiere apostar por el cambio a fondo, escogerá a Kathleen Sebelius, que le apoyó desde Enero de 2008, cuando no estaba nada claro que fuera a ganar.