sábado, 21 de enero de 2012

Cuatro pensamientos antes de Carolina del Sur

Primero: Como muy bien dice nuestro lector y cobloguero de Ático Derecha, la coronación de Romney parece que va a verse obstaculizada en Carolina del Sur. Newt Gingrich, contra todo pronóstico, ha conseguido aprovechar los dos debates de esta semana y la retirada de Rick Perry para lanzar un contraataque brutal contra Mitt Romney, cuya condición de archimillonario, curiosamente, no le está beneficiando nada en una primaria republicana.

Segundo: El secreto de la más que probable derrota de Romney en Carolina del Sur está probablemente en este encantador gráfico del Huffington Post:

0119gopspending_update

Por una parte: Gingrich ha recibido una cantidad de publicidad negativa inferior (pero todavía muy sustancial) a la que recibió en Iowa (y la demoledora entrevista con su segunda exmujer suple sin lugar a dudas la diferencia). Pero lo relevante es que mientras que apenas hubo publicidad negativa anti-Romney en Iowa, está siendo literalmente machacado (básicamente por Gingrich, pero también por Santorum) en Carolina del Sur por sus múltiples apostasías en materia de aborto, seguro sanitario, apoyo a las parejas gays, etc., todas las posiciones que defendió en sus campañas en Massachusetts en 1994 y 2002.

Tercero: Como señalé en mi comentario anterior, esperaba que Santorum se beneficiara del mutuo exterminio entre Romney y Gingrich. Parece ser que me equivoqué. Santorum ha estado correcto en los debates, pero no consigue transmitir, me parece a mí, al electorado republicano del mismo modo que un Gingrich, incluso con su historial marital y heterodoxo, logra.

Ah, y por cierto: menudo bochorno el del Partido Republicano de Iowa, que ahora dice que Santorum "probablemente" ganó los caucuses del Estado, pero que como se han perdido los votos de ocho recintos, no pueden declarar a nadie oficialmente ganador. Vergonzoso. La historia de estas primarias podría haberse sido totalmente distinta si la prensa no hubiera dado en su mayoría como ganador a Romney en Iowa cuando no lo fue.

Cuarto: Pese a todo lo anterior, no perdamos el norte: si Gingrich vence en Carolina del Sur, eso no bastará para impedir la victoria de Romney: sólo la pospondrá. Romney tiene mucho más dinero y más apoyos dentro del partido. Romney es el único candidato aceptable para la mayoría de los votantes republicanos y el "establishment" (véase la segunda tabla de esta encuesta de Gallup de principios de enero, en la que Romney tenía un margen de 28 puntos, 59 a 31, entre aquellos republicanos que lo encontraban aceptable o no, mientras que Gingrich estaba 46 a 46, es decir, tenía a tanta gente a favor como en contra).

Después de Carolina del Sur, con sus 4,6 millones de habitantes, viene Florida, con sus casi 20. Es decir, la publicidad será cuatro veces más cara. Y Gingrich se ha gastado todo ese dinero en Carolina del Sur.

En fin, veremos. Al menos la casi segura victoria hoy de Gingrich nos asegura unas primarias bastante más entretenidas.