martes, 22 de abril de 2008

Segundo matchball en Pennsylvania- las primarias demócratas

Las urnas en Pennsylvania se han abierto hace pocas horas, y permanecerán abiertas hasta las dos de la mañana hora española.

¿Qué podemos esperar de las elecciones de hoy? Una victoria de Hillary. La cuestión esencial es ¿con qué diferencia respecto de Obama?

Pennsylvania es un Estado muy similar a Ohio, pero si cabe, con los rasgos más acentuados. Se compone de tres regiones:

a) Sudeste: Philadelphia y sus suburbios: la ciudad es negra en un 50%, mientras que los suburbios tienen una población blanca más bien liberal. En principio, aquí la ventaja es para Obama.

b) Suroeste: Pittsburgh y sus suburbios: la ciudad sólo tiene un 27% de población negra. Los suburbios se componen más bien de clase blanca trabajadora. Así que la ventaja es más bien para Clinton.

c) La gran T: el espacio entre Philadelphia y Pittsburgh se compone esencialmente de votantes blancos conservadores, republicanos, y los demócratas son más bien de clase trabajadora. La ventaja es claramente para Clinton.

La media de las encuestas justo antes de la votación es de algo más de 6 puntos de ventaja para Clinton. En Ohio, las encuestas le daban 7 puntos de ventaja (y acabó ganando de 10). Para acabar de liarla, las dos encuestadoras más ajustadas en Ohio se encuentran en posiciones enfrentadas en Pennsylvania (SURVEYUSA predice una victoria de 6 para Clinton, PPP una victoria de 3 para Obama).

La cuestión parece ser, como siempre, quién votará. Si Philadelphia y sus suburbios votan más que el resto del Estado, Obama puede reducir su desventaja (ganar me parece muy difícil). Si Pittsburgh y la T votan más que la media del Estado, Clinton podría ganar por más de 10 puntos.

Dado que (salvo por esa encuesta de PPP) parece haber un consenso acerca de la victoria de Clinton, la cuestión entre los medios se ha trasladado a ¿qué porcentaje de ventaja es suficiente para que la victoria de Hillary sea significativa? La opinión generalizada parece estar en 10 puntos, o en otras palabras, igualar o mejorar el porcentaje de Ohio (Clinton- 54%, Obama- 44%) Si Hillary iguala o mejora los resultados de Ohio, puede defender que los votantes blancos de clase media-baja se niegan a votar a un negro para la presidencia (por supuesto, no lo defendería así) y que ella es una opción mejor. Si Obama consigue rebajar ese porcentaje (cuánto más sustancialmente, mejor), podrá argüir que todas las controversias del último mes y medio (todo el lío de su pastor, y en particular sus últimos comentarios de que los votantes de la América rural están "amargados" por el declive económico y "se aferran" por ello a sus armas y su religión), no le hacen mella entre los votantes demócratas.

Las primarias de Pennsylvania son cerradas: sólo pueden votar demócratas. Obama hizo un fuerte esfuerzo por registrar a independientes y republicanos el mes pasado, y supongo que eso le servirá llegado el día de hoy para reducir algo los márgenes de la derrota. Votarán más de 2 millones de personas (en Ohio fueron 2.200.000, pero los independientes podían votar).

En resumen, hoy hay cuatro posibles escenarios, de peor a mejor para Clinton:

1) Obama gana. Si gana, se acabó. Hillary debe más dinero (10 millones) del que tiene en mano (9 millones), mientras que Obama tiene 31 millones en mano y menos de 1 millón de deuda. Si pierde, Clinton no puede seguir, porque se acabarán las aportaciones de sus contribuyentes. Pero insisto, dada la configuración demográfica de Pennsylvania (menos de un 11% de negros, blancos de clase media baja trabajadora en su mayoría) una victoria de Obama es muy improbable.

2) Hillary gana entre 0,1 y 5 puntos. Clinton seguirá, pero probablemente el efecto será el mismo que en el caso anterior. La prensa dirá que Obama ha conseguido enjugar la ventaja con la que partía Clinton en un Estado que no era muy bueno para él, y Clinton se arrastrará, sin dinero, hasta ser derrotada con seguridad en Carolina del Norte y (con más dudas) en Indiana.

3) Hillary gana entre 5 y 10 puntos. Clinton seguirá, probablemente tendrá dinero suficiente para seguir compitiendo (aunque sin pagar sus deudas) y dirá que Obama, pese a gastarse tres veces más dinero que ella en Pennsylvania, no fue capaz de reducir (significativamente) su ventaja. El siguiente match-ball será el 6 de mayo, cuando pierda con seguridad Carolina del Norte y luche por la supervivencia, una vez más, en Indiana, que es un Estado en el que la victoria para ella es inevitable. Éste es el escenario más probable.

4) Hillary gana por más de 10 puntos. Clinton podría afirmar que Obama está empezando a retroceder, perdiendo voto blanco que es imperativo para ganar las elecciones generales. Si ocurre esto, Obama tendría que ganar Carolina del Norte con mucho margen y además Indiana el 6 de mayo para echar a Clinton, pero un mal resultado en Pennsylvania lo haría mucho más difícil para él.

Y a todo esto, ¿qué pasa con McCain? Por una parte, el rifirrafe demócrata es positivo para él, por cuanto los demócratas gastan recursos y energías en combatirse mutuamente. Pero lo malo es que nadie le hace caso, y su "mensaje" no prende, porque los medios simplemente no lo recogen. Las encuestas reflejan que la pelea demócrata no está realmente afectando a las expectativas de Obama o Clinton contra McCain (aunque también demuestran que McCain es ciertamente competitivo). Esto puede cambiar (especialmente si la campaña mantiene el tono negativo de las últimas semanas). Pero si Obama gana hoy o el 6 de mayo, no creo que McCain consiga extraer grandes ventajas del pleito demócrata. A partir de esa fecha, creo que ya sería otra historia, y que la gente se empezará a cansar de esta eterna primaria demócrata (yo mismo empiezo a estar cansado).

En fin, ya veremos. Para que no digais que no me mojo, mi predicción es Hillary 53, Obama 46 (unos 150.000 votos de ventaja para Hillary).