martes, 3 de mayo de 2016

Hillary acaba con Sanders: las primarias demócratas

Las primarias del nordeste finalmente han terminado con el espejismo que la prensa mantenía acerca de las posibilidades de victoria de Bernie Sanders.

El 19 de abril Hillary batió contundentemente (58-42) a Sanders en Nueva York, el Estado en el que Sanders nació y que Hillary representó como Senadora durante ocho años.

El 26 de abril cinco Estados del Nordeste celebraron sus primarias y Sanders únicamente consiguió vencer en la diminuta Rhode Island:

- Connecticut: Hillary 51,8, Sanders 46,4
- Delaware: Hillary 59,8, Sanders 39,2
- Maryland: Hillary 63, Sanders 33,2
- Pennsylvania: Hillary 55,6, Sanders 43,6
- Rhode Island: Sanders 55, Hillary 43,3

Como se puede apreciar, en los Estados en los que había más minorías (Maryland, Delaware, y hasta cierto punto Pennsylvania) la victoria de Hillary fue clara (arrolladora en algún caso), mientras que en los Estados de Nueva Inglaterra, más liberales pero también más blancos, Sanders fue mucho más competitivo.

El mapa de las primarias hasta el momento queda así:

Generated Map

El número de delegados que se precisan para ganar las primarias demócratas son 2.382. Así es como va el reparto de delegados y votos a día de hoy, según RealClearPolitics:

Hillary Clinton: 2165 (1645 delegados, 520 superdelegados), 12.135.109 votos
Bernie Sanders: 1357 (1318 delegados, 39 superdelegados), 8.967.401 votos

En suma, Hillary aventaja ya a Sanders en más de 330 delegados elegidos por los votantes, la abrumadora mayoría de los superdelegados y más de 3 millones de votos.

Sanders finalmente ha reaccionado de manera coherente: ha empezado a despedir a miembros de su campaña, ha manifestado que irá a la Convención "a discutir sobre el programa electoral" (es decir, no a disputarle a Hillary la nominación), aunque insiste en continuar disputando primarias (por cierto, su captación de fondos durante el mes de abril se ha reducido a la mitad de lo que obtuvo en marzo, a medida que los contribuyentes se dan cuenta de que están financiando una causa perdida).

Lo cierto es que el mapa que queda no es especialmente bueno para Sanders: aunque lo peor ya ha pasado (Nueva York y el Nordeste), el resto de Estados que quedan por votar simplemente son incapaces de darle al Senador de Vermont un 64% de votos de media. Marco una vez más en rojo los Estados que a día de hoy favorecen a Hillary según las encuestas y según la demografía, en azul a Sanders, y en verde los dudosos (siendo lo más generosos posibles con Sanders):

Generated Map

Aunque Sanders ganará sin duda en la muy liberal y muy blanca Oregon, en los Estados del Oeste interior (con la única duda de Dakota del Sur, que apoyó a Hillary hace ocho años), y muy probablemente en los Estados de los Apalaches, Kentucky y Virginia Occidental, donde los demócratas conservadores están furiosos con Clinton por sus comentarios contra la industrial del carbón, eso simplemente no le bastará para compensar la ventaja que ya lleva Hillary y la que le sacará con los dos Estados con más delegados que quedan (California y New Jersey) que las encuestas indican que Hillary va a ganar con comodidad.

Hoy vota Indiana, donde Hillary es ligeramente favorita. Las dos semanas siguientes (Virginia Occidental- Kentucky- Oregon) serán buenas para Sanders, y luego la campaña parará durante casi tres semanas, hasta el gran Supermartes final, donde California y Nueva Jersey le darán a Hillary los 2.382 delegados (y un par o tres de centenares más) para asegurar la nominación.