lunes, 1 de diciembre de 2008

Las otras elecciones: los resultados en el Congreso

Como los lectores del blog sin duda recuerdan, el 4 de noviembre se celebraron asimismo las elecciones a la Cámara de Representantes, el Congreso de Estados Unidos.

El Congreso se compone de 435 representantes, que representan de manera moderadamente proporcional a los Estados de la Unión. Los Estados menos poblados (como Alaska, Vermont, Dakota del Sur) tienen un representante, mientras que California, por ejemplo, tiene 53, y Texas, 32. Los 435 distritos se renuevan en su totalidad en elecciones que se celebran cada dos años.

Éste es un mapa con la composición de los distritos electorales a día de hoy:



La composición del Congreso inmediatamente después de las elecciones de 2006 era de 233 demócratas y 202 republicanos. Sin embargo, debido a fallecimientos y dimisiones varias, hubo diversas elecciones parciales en distintos distritos que hicieron que el día antes de las elecciones, la composición de la Cámara baja fuera de 235 demócratas, 199 republicanos y 1 vacante.

Y éste es el mapa resultante de la elección: en rojo los distritos que conservaron los republicanos, en rojo claro los que consiguieron ganar a los demócratas, en azul oscuro los que conservaron los demócratas, y en azul claro los que los demócratas les ganaron a los republicanos. En gris, tres distritos en los que todavía no se ha declarado un ganador.

United States House of Representatives elections, 2008

Los demócratas consiguieron ganar 26 escaños, y los republicanos cuatro, para un saldo neto positivo para los demócratas de + 22 escaños. Puestos a encontrar algo positivo que decir para los republicanos, quizá merezca la pena indicar que los resultados fueron algo mejor de lo temido por éstos, puesto que se había especulado con pérdidas de entre 30 y 40 escaños.

En cualquier caso, los resultados fueron muy malos para el Partido Republicano, que perdió distritos a lo largo y ancho de la geografía norteamericana. Especialmente graves fueron las pérdidas del último escaño de Nueva Inglaterra, tres escaños en el Estado de Nueva York, otros tres en Virginia o los dos escaños de Nuevo México (e increíble que en el Distrito 1º de Idaho, en el que McCain obtuvo más del 60% de los votos, el congresista republicano Bill Sali, conocido como Bill "Idiota" Sali entre los liberales, consiguiera perder su escaño). El Partido Demócrata una vez más consiguió presentar candidatos perfectamente adaptados a su distrito electoral (podéis comprobar que ganaron varios distritos rurales de gran tamaño, como el mencionado de Idaho), lo cual tiene el efecto beneficioso adicional de que el caucus demócrata en el Congreso tiene casi 50 centristas (los llamados "Blue Dog Democrats"), sin los cuales no se puede ganar las votaciones y que inevitablemente moderarán al Partido Demócrata.

Las victorias del Partido Republicano fueron rayanas en lo anecdótico: consiguieron recuperar un escaño en Florida por escándalos sexuales del congresista demócrata, otro en Louisiana porque el congresista demócrata era blanco y un demócrata negro resentido por perder en las primarias se presentó como independiente y obtuvo el 10% de los votos, otro en Texas porque es uno de los distritos más conservadores del país (donde Bush tiene su rancho), y otro en Kansas porque la congresista demócrata cometió el error de rechazar que el Comité Demócrata para el Congreso emitiera anuncios en su favor (en un distrito también muy conservador). En cualquier caso, los republicanos no consiguieron recuperar ningún escaño urbano o suburbano moderado.

Por ahora, y a la espera de que concluyan los recuentos en sendos distritos de California y Ohio, y de que se celebren dos elecciones en Louisiana retrasadas por el huracán Katrina, en el Congreso que se constituya en Enero habrá como mínimo 256 demócratas (y un máximo de 259) y 175 republicanos (con un máximo de 178). Con el matiz ya expuesto de que entre esos casi 260 demócratas hay un mínimo de 50 que no son liberales sino centristas e incluso conservadores, Obama tendrá una mayoría bastante sólida con la que trabajar.