miércoles, 21 de enero de 2009

Barack Hussein Obama, 44º Presidente de los Estados Unidos

No creo que sea posible enfatizar lo histórico de esta fecha. Por primera vez en la historia, una nación escoge a un miembro de una minoría étnica como Presidente, y lo hace con una ceremonia inaugural que es la envidia del planeta, por su grandeza, por su emoción y por su belleza.

Estados Unidos, un país tan caricaturizado desde Europa, ha demostrado a lo largo de los últimos meses que los que tenemos mucho que aprender de su democracia somos los demás.

Una democracia imperfecta, sin duda (¿pero hay alguna mejor en el mundo?). Hoy Washington ha brillado como una estrella para todas las naciones de la Tierra. Y el mundo ha observado con asombro como Estados Unidos, que tantas horas de gloria ha dado al nombre de la democracia, se ha reinventado una vez más, eligiendo a un hombre que hace sólo cuarenta y cinco años hubiera tenido verdaderos problemas para votar en su país.

Bajando a lo pedestre, unas pocas notas sobre la ceremonia:

- Todo ha ido bastante bien, hasta que el Presidente del Tribunal Supremo se ha perdido en la jura y ha estropeado el momento más esperado del día. Para el futuro, Roberts, que es joven, y que jurará a muchos presidentes, debería aprender de su colega John Paul Stevens, que a sus 88 años, con buen criterio y por si acaso, se trajo sus líneas escritas para la jura del vicepresidente.

- Buen discurso inaugural del Presidente: serio, sobrio, sin populismos ni concesiones a la galería. Quizá no tenga ninguna frase memorable, pero la competencia es durísima (basta con leer el increíble segundo discurso inaugural de Lincoln, una obra maestra de la oratoria de todos los tiempos, para hacerse una idea). Pero como decía un comentarista de la National Review (que no es precisamente un nido de liberales), "qué gusto volver a tener un Presidente que sabe hablar en público".

- Y el mejor momento de la ceremonia: la bendición del reverendo Lowery, héroe de la lucha de los derechos civiles, culminando con un vibrante: ¡Que todos aquellos que hacen justicia y aman la piedad digan Amén!

Amén.

2 comentarios:

Roderico dijo...

Por fín.
Después de estos meses de espera parece que todo a terminado, o empezado, según se mire. Da la impresión de que ya hay alguien que toma las riendas de nuevo. La sensanción de vacío en el poder que ha habido ha sido demasiado grande para estos momentos en los que estamos. No ha habido una cabeza visible de quién manejaba el timón.
desde ayer, desde un segundo después de "con la ayuda de Dios", la página web (símbolo de que existes o no) de la Casa Blanca cambió por completo y presentó los principales frentes de actuación de la nueva Administración.
Sobre la ceremonia, seguida como si de un Madrid-Barcelona se tratara (en algunas cadenas existía una especie de minuto y resultado) hay que reconocer que los norteamericanos saben marcar las pausas y tiempos del espectáculo. Un discruso perfectamente estudiado y muy bien expuesto (la retórica de Obama se echa de menos en muchos políticos). La bendición por parte del reverendo lowery fue más allá de creencias religiosas. Amén.
Y el anecdotario estuvo muy bien también. El speaker, al anunciar la llegada del presidente electo no dijo completo el segundo nombre, se quedó en Barak H. Obama (¿suena mal pronunciar Hussein en la toma de posesión del presidente de los EE.UU?). Y pequeño desliz por parte del ya presidente Obama al decir durante su discurso que 44 presidentes había jurado ese momento. Error (creo): Han sido 43. Groover Cleveland (presidente nº 22 y nº 24) lo fue dos veces no consecutivas, teniendo el mandato de Benjamin Harrison entre medias. Por lo tanto, y siendo estrictos, ahn sido 43 personas las que han tomado el juramento.
Pero nada de esto empañará el momento de ayer, un momento que esperemos suponga un cambio de verdad ante lo pasado y frente a la que tenemos encima. Hoy, para empezar, se palzan los juicios de Guantánamo. Algo es algo.

LM dijo...

Acerca de la retransmisión "cortada" de Televisiñón española...:

http://www.elsemanaldigital.com/blog.asp?idarticulo=92232&cod_aut=