jueves, 31 de diciembre de 2009

Las películas de la década: Europa vs EEUU

Mi amigo Víctor Colmenarejo me provoca publicando en su blog Crónicas Mundanas un ranking con sus 20 películas de la década 2000-2009. Como sabe que soy un listómano (y cinéfilo) empedernido, me pide que contribuya con mi propia clasificación.

Sin embargo, cuando tengo una preselección de 25 candidatas, me doy cuenta de dos hechos curiosos que hacen que cambie mi primera intención de publicar un simple comentario para Víctor y me decida a compartir también con vosotros mi particular lista. El primero es que 11 de esos 25 filmes son europeos por sólo 9 norteamericanos, un dato que me sorprende incluso a mí, que soy un tradicional defensor del cine hollywodiense.

El segundo aspecto que me llama la atención es que muchas de estas películas tratan temas políticos o sociales habituales en esta Batalla por la Casa Blanca (se ve que mis obsesiones influyen también a la hora de sentarme ante una pantalla), y pienso que por mucho empeño que ponga cualquier analista político, nunca podrá explicar la evolución de la sociedad norteamericana en los últimos 30 años como lo hace Gran Torino... y lo mismo podría decirse de La mejor juventud para la europea. Quizás recordar lo mejor que se ha creado a uno y otro lado del Atlántico sirva para el propósito de esta página mucho mejor que el más inspirado de nuestros posts.

Por eso, he pensado en plantear una especie de Ryder Cup Cinéfila 2000-2009 y presentarla aquí. Ya habrá tiempo después de Reyes de polemizar sobre la reforma sanitaria, la economía de Obama o su política exterior.

*** Evidentemente, como todo listómano que se precie, acepto [solicito, exijo, necesito] críticas, rankings alternativos, comentarios, sugerencias y recordatorios.

Equipo Europa:
1. La mejor juventud: la historia de Italia (y la de Europa) a través de la mirada de una familia de la que todos los que vimos la película nos sentimos parte.
2. La vida de los otros: la miseria moral del comunismo no podía tener mejor testigo que uno de los más convencidos miembros de la Stasi.
3. Las invasiones bárbaras: corrosivo, preciso e inteligente ajuste de cuentas de Denis Arkand con la progresía sesentera de la que seguramente formó parte (por cierto, ya que estamos, un filme de mucho interés para ilustrar el debate sobre la reforma sanitaria de Obama).
4. Gosford Park: el maestro Altman nos dejó esta maravilla poco antes de fallecer. Una mansión inglesa, amos, sirvientes, un misterio muy christiniano: el retrato de una época que nunca volverá.
5. El hundimiento: Hitler era humano... y eso es lo que hace su recuerdo aún más terrible.
6. El pianista: Lo mejor y lo peor del hombre en medio de la más terrible de las tragedias. Y un pianista tocando al aire, o el arte como única forma de escapar del horror.
7. Promesas del Este: el mejor cine negro de la década. Un antihéroe cínico (Mortensen) y una rubia (Watts) de la que no puedes apartar la mirada.
8. Caché: inquietante, sorprendente, diferente... para ver siempre acompañado, por si acaso.
9. The Queen: Helen Mirren consigue que el retrato de una de las mujeres más conocidas del mundo no se convierta en una caricatura.
10. Orgullo y Prejuicio / Expiación: lo reconozco, tengo una fijación (enfermiza, quizás) con los filmes ingleses de época: la gentry, Jane Austen, Keira Knightley, Emma Thompson, las grandes casas de campo, la caza del zorro, muchos criados y algo de puritanismo victoriano... Disfruto con estas cosas, qué le voy a hacer.

Equipo EEUU:
1. Gran Torino: Eastwood nos enseña a hablar como lo hacen los hombres en la escena más divertida de la década... y ya de paso nos muestra, también, como deben comportarse.
2. Crash: ricos y pobres, razas y religiones, una sociedad asustada, la discriminación positiva, la vigencia del sueño americano... El tratado sociológico más profundo del EEUU de comienzos del siglo XXI en apenas un par de horas.
3. Up: optimismo y esperanza para adultos que no quieran crecer del todo. La mejor historia de amor de los últimos años en unos primeros 20 minutos maravillosos: imposible contar más con menos.
4. United 93: nadie sabe lo que pasó en aquel avión en esa hora de vuelo hacia la nada. Pero a mí me gusta pensar que fue como nos lo cuenta Paul Greengrass.
5. Traffic: los efectos de la prohibición de las drogas desde todas las perspectivas del negocio. La ley seca del siglo XXI sigue siendo igual de estúpida que la que hizo rico a Al Capone.
6. Infiltrados: policías corruptos vs honrados; irlandeses vs italianos; Scorsese y Nicholson; estaba claro que nos iba a gustar.
7. En la cuerda floja: la subida al cielo y bajada a los infiernos de Johnny Cash. Religión, familia y éxito. Quizás la película más americana de la lista (por cierto, la crítica europea la minusvaloró: ¿será porque no cae en tópicos y no caricaturiza ninguno de los tres conceptos citados?).
8. Lost in traslation: ninguno nos creemos que cuando tengamos la edad de Bill Murray nos podremos ligar a Scarlett Johansson. Pero no nos importa que nos engañen durante unos minutos.
9. Buenas noches y buena suerte: la caza de brujas del macarthismo, en blanco y negro y con mucho humo. ¿Aprenderán algo los guardianes de la nueva corrección política?
10. Capote: ¿la mejor adaptación del mejor libro del siglo XX en EEUU?

Extras:
Evidentemente, también hubo películas de otros lugares que nos gustaron. Aquí van algunas sugerencias.
Latinoamericanas y españolas: Ciudad de Dios, Amores Perros, Mi vida sin mí.
Resto del mundo: Deseando amar, Nadie sabe, Caramel.

Pequeñas joyas para malos momentos: En esta década, también ha habido muchas películas (de esas que a veces se califican despectivamente como amables, sin pretensiones o ingenuas) que nos han hecho salir del cine con una sonrisa y con la sensación de que la vida puede ser maravillosa. Al hacer la lista, las he querido reservar para esta sección, no es que me haya dado un ataque de crítico cinematográfico sesudo.
Pero cualquiera de ellas podría colarse en el ranking, como ya lo han hecho en nuestras vidas: Love actually, Juno, Entre copas, Happy (un cuento sobre la felicidad), Once, Italiano para principiantes, Goodbye Lenin, Billy Elliot, Cuando menos te lo esperas, Rebobine por favor...