domingo, 25 de octubre de 2015

Hillary Clinton: la trituradora demócrata

La semana que se acaba ha dejado claro a los despistados lo que los observadores políticos más astutos llevaban diciendo desde hace meses: que Hillary Clinton iba a ganar las primarias demócratas, y que además iba a hacerlo con claridad.


Los datos son sencillamente incontestables:

1) Hillary tiene de lejos el mayor número de apoyos dentro del Partido Demócrata. Véase la tabla de apoyos explícitos que contabiliza diariamente Fivethirtyeight, el blog de Nate Silver. A día de hoy:

- Hillary tiene 373 "puntos" de apoyo (Silver atribuye 10 puntos por gobernador, 5 por senador y 1 por congresista), lo que supone que su candidatura es apoyada por 10 de los 18 gobernadores demócratas, 31 de los 46 senadores, y 118 de los 188 congresistas. La inmensa mayoría del partido está con Hillary. Punto (y algunos de los que la apoyan o bien se están reservando para cuando las fechas estén más cerca de las primarias, o bien son congresistas o Senadores en territorio republicano a los que no les conviene que se vea que apoyan a Hillary).

- Los dos únicos rivales que le quedan a día de hoy, Bernie Sanders y Martin O' Malley, tienen el apoyo de 2 y 1 congresista, respectivamente.

Hillary es la candidata más dominante de la historia de las primarias demócratas: a 100 días de los caucuses de Iowa, ningún candidato (ni Al Gore en el 2000) tenía tantos apoyos.

2) Hillary es la candidata que más dinero ha recaudado (77,5 millones de dólares a día de hoy), muy por encima de su único rival Bernie Sanders (con unos muy respetables 41,5 millones de dólares) y a años luz de Martin O Malley (3,6 millones). A eso hay que añadirle 20,3 millones de dólares de los Comités de Acción Política (Super Pacs) que la apoyan (Bernie Sanders, en un gesto de desarme unilateral absurdo, no emplea Super Pacs). Hillary también es la candidata con más dinero en mano (33 millones) aunque Sanders está más cerca de ella en este punto (27,1 millones) porque Hillary está gastando más dinero que él (es de esperar que con más tino que en 2008, cuando se encontró sin dinero en mitad de la batalla contra Obama).

Los datos de recaudación están todos extraídos del New York Times.

3) Las encuestas, aunque no tienen mucho valor a tres meses de las primeras primarias, indican que Hillary Clinton domina en todos los Estados que votarán primero, salvo quizá en New Hampshire, estado contiguo a Vermont (que es el estado natal de Sanders), e incluso allí parece que Hillary está ya mano a mano con Sanders. Aquí tenemos la media de las encuestas a día de hoy en New Hampshire, aplicando la opción "less smoothing" del "Pollster" del Huffington Post:



4) Y si todo esto no basta, reflexionemos por favor sobre lo que ha ocurrido en la última semana: tras el primer debate demócrata y tras una comparecencia ante un Comité del Congreso en el que Hillary fue acribillada a preguntas durante 11 horas por un grupo de republicanos hostiles, dos de los candidatos demócratas se han retirado y el Vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha anunciado que no participará en las primarias demócratas.

Paladeen conmigo esa frase, queridos lectores: Hillary Clinton ha espantado al Vicepresidente de Estados Unidos, un señor que ya se ha presentado dos veces a las presidenciales (en 1988 y en 2008). Eso sólo lo consigues si dominas claramente la competición.

5) Esto no es 2008: Hillary no se enfrenta a un político negro con un talento excepcional como Barack Obama, sino a un Senador despeinado de 74 años de Vermont, que ni siquiera es miembro del Partido Demócrata, sino un "demócrata socialista". El ala liberal del partido (y la prensa) está empeñada en dar batalla, pero Hillary sigue contando con el 50% del partido que ya le apoyó en 2008, más otra parte sustancial de obamistas que aprecian el hecho de que aceptara ser Secretaria de Estado y se comportara con absoluta lealtad con el Presidente. Hillary tiene el apoyo de entre dos terceras y tres cuartas partes del Partido Demócrata a día de hoy, y va a ganar con claridad las primarias demócratas.

En cuanto a las generales... tal y como acababan siempre las películas de Conan, "eso ya es otra historia"