martes, 8 de marzo de 2016

La marcha triunfal de Hillary continúa: después del Supermartes

En cuanto a las primarias demócratas, el resultado del Supermartes no dejó lugar a dudas: Hillary Clinton venció con claridad, y a día de hoy mantiene un cómodo liderazgo tanto en votos (lleva en torno al 60% de los mismos) como en delegados.

El resultado del Supermartes fue el siguiente (en rojo, las victorias de Hillary; en azul las de Bernie Sanders):

Generated Map


Alabama: Clinton 77,8, Sanders 19,2. Al igual que en todos los Estados sureños, el voto negro apoyó abrumadoramente a Hillary.

Samoa americana: Clinton obtuvo 8 delegados y Bernie 3.

Arkansas: Clinton 66,3, Sanders 29,7: es curioso que, aunque el resultado de Hillary fue excelente, no lo fue tanto como en otros Estados de los que ella no había sido primera dama durante diez años. El hecho de que la población negra de Arkansas sea inferior a la de otros Estados sureños colindantes sin duda lo explica.

Colorado: Sanders 59,3, Clinton 40,3: en líneas generales los caucuses están favoreciendo a Sanders, dado que son eventos que priman el entusiasmo de los seguidores más que los números (hay que pasarse varias horas antes de votar, oir discursos, etc.). Además, Colorado es un Estado con pocas minorías, por lo que es lógico que Sanders obtuviera la victoria.

Georgia: Clinton 71,3, Sanders 28,2: una vez más, un Estado sureño en el que el voto negro apoyó en masa a Hillary.

Massachusetts: Clinton 50,1, Sanders 48,7: quizá el resultado más interesante de la noche. El mapa de resultados revela a las claras que Hillary ganó en Boston, y Sanders en el resto del Estado, revelando una interesante división urbana-rural.

Minnesota: Sanders 61,6, Clinton 38,4: otro caucus en un Estado con pocas minorías raciales, otra victoria de Bernie Sanders, pero que no compensó en número de delegados las enormes pérdidas que padeció en el Sur.

Oklahoma: Sanders 51,9, Clinton 41,5: el único Estado en el que se celebraban primarias en el que ganó Bernie Sanders (aparte de Vermont), por tres motivos: a) escaso número de minorías, b) los demócratas liberales votaron a Sanders, y c) lo que es más curioso, los demócratas conservadores (un remanente de los tiempos de la segregación racial: sureños que se inscribieron como demócratas cuando el Sur votaba todavía demócrata pero que a día de hoy son funcionalmente republicanos) votaron a favor de Sanders pero no como apoyo al mismo sino como protesta contra Hillary Clinton, a la que también consideran inaceptablemente liberal (en 2008 pasó todo lo contrario: votaron a Clinton en masa como protesta contra Barack Obama).

Tennessee: Clinton 66,1 Sanders 32,4: otro Estado sureño, parecido a Arkansas (menos votos negros que la media del sur, pero todavía un número importante) que le dio a Hillary una cómoda victoria.

Texas: Clinton 65,2, Sanders 33,2. La aplastante victoria de Hillary no sólo le dio a ésta casi 100 delegados más que a Sanders sólo en este Estado, sino que además permitió comprobar que el voto hispano se decanta claramente por Hillary (la encuesta de salida dio una ventaja de 27 puntos a Clinton sobre Sanders entre los hispanos), poniendo un clavo más en el ataúd de las esperanzas del Senador de Vermont.

Vermont: Sanders 86,1, Clinton 13,6: como era de esperar, el estado al que representa Sanders le dio una victoria cercana a la unanimidad.

Virginia: Clinton 64,3, Sanders, 35,2: Otro Estado sureño, cuyo mapa, una vez más, es muy curioso: los únicos lugares en los que ganó Sanders son regiones del Sudoeste del Estado, plagadas de demócratas conservadores -republicanos en las generales- que votan no a favor de Sanders, sino en contra de Hillary (en 2008 votaron a favor de Hillary en contra de Obama).

El fin de semana se celebraron otras cuatro elecciones más, con los siguientes resultados: una vez más, en rojo las victorias de Hillary, y en azul las de Sanders:

Generated Map


1) Kansas: Sanders 67,7, Clinton 32,3: un caucus en un Estado muy blanco supuso una vez más una clara victoria de Sanders.

2) Louisiana: Clinton 71,1 Sanders 23,2: primaria en un Estado sureño y abrumadoramente negro. Rotunda victoria de Hillary.

3) Nebraska: Sanders 57,1, Clinton 42,9: ver Kansas (de hecho, el resultado de Hillary fue interesante porque mejoró su margen respecto de 2008, cuando Obama la derrotó muy claramente).

4) Maine: Sanders 64,3, Clinton 35,5: otro caucus, esta vez en un Estado de Nueva Inglaterra, otra victoria de Bernie Sanders.

El número de delegados que se precisan para ganar las primarias demócratas son 2.382. Así es como va el reparto a día de hoy, según RealClearPolitics:

Hillary Clinton: 1130 (658 delegados, 458 superdelegados), 4.180.853 votos
Bernie Sanders: 499 (471 delegados, 22 superdelegados), 2.659.254 votos

El mapa de las primarias celebradas hasta el momento revela una vez más las fortalezas y debilidades de los candidatos:

Generated Map

1) Hillary Clinton va a ganar. Es evidente que su coalición de negros, hispanos y blancos moderados es superior en número a la de Bernie Sanders. Hillary está arrasando en el Sur, su poderío entre los hispanos la hace muy potente en el Sudoeste, especialmente en California, el Estado más importante, y los Estados del Medio Oeste (que empiezan a votar en masa hoy, con Michigan) tienen una combinación de votantes proclives a Hillary que le debería dar mayorías de en torno a un 60% en los mismos.

2) Bernie Sanders es el reverso: fuerte en Nueva Inglaterra y en algunos Estados que celebran caucuses en lugar de primarias, pero débil -muy débil- con los negros y los hispanos, dos auténticos pilares de la coalición demócrata (el tercero son los blancos liberales). La cuestión es cuando decidirá Sanders finalizar su campaña (quizá después del Supermartes del 15 de marzo, cuando perderá cinco Estados importantísimos: Florida, Ohio, Carolina del Norte, Missouri e Illinois).

Entre tanto, recordemos tan solo que hoy votan Mississipi (Estado sureño en el que Hillary ganará con más del 75% de los votos) y Michigan (primarias en las que Hillary ganará con unos 20 puntos de ventaja).