jueves, 31 de marzo de 2016

This campaign is no more! It has ceased to be! Las primarias demócratas

El martes 22 y el sábado 26 se celebraron primarias demócratas en Arizona, Idaho, Utah, Washington, Alaska y Hawaii. Aunque Bernie Sanders ganó en cinco de esos seis Estados, y la prensa habló de la resurrección de su campaña, lo cierto es que la misma está tan muerta como el loro del sketch de los Monty Python:



Los resultados en sí mismos fueron los siguientes:

- Arizona: Clinton 57,6, Sanders 39,9: en la única primaria de las celebradas el día 22, Clinton logró una victoria muy clara, aupada por el apoyo latino y negro.

- Idaho: Sanders 78, Clinton 21,2: Hillary obtuvo un resultado casi igual de malo que hace ocho años contra Obama. Sin embargo, el formato del caucus, a una hora fija, favorece más a los votantes jóvenes y sin obligaciones familiares de Hillary que a los votantes más mayores de Hillary (aunque para ser justos, el Oeste interior es la peor región de Hillary).

- Utah: Sanders 79,3, Clinton 20,3: véase Idaho.

- Alaska: Sanders 81,6, Clinton 18,4: otro caucus, otra victoria abrumadora de Sanders.

- Hawaii: Sanders 69,8, Clinton 30: aunque la victoria de Sanders fue clarísima, Hillary consiguió mejorar sus resultados de ocho años atrás, cuando apenas obtuvo el 23% contra Obama, nacido en Honolulu.

- Washington: Sanders 72,7, Clinton 27,1: el último caucus del día 26 también otorgó una gran victoria a Sanders.

¿Por qué, por lo tanto, insistimos tanto en este blog con la idea de que las primarias demócratas están ya decididas? Porque el perfil de Estados en los que está ganando Sanders se acaba: apenas quedan caucuses (sólo quedan tres, dos de los cuales son en Guam y las Islas Vírgenes) y el perfil de los Estados que quedan por votar tiende a favorecer a Hillary.

La coalición de Hillary blancos moderados + negros y latinos (especialmente del Sur y del Suroeste) es más grande que la coalición de Sanders de blancos liberales (y restos de los Dixiecrats), una minoría de voto negro norteño y la mitad del voto latino norteño.

El mapa permite apreciar claramente que a pesar de las cinco victorias consecutivas de Sanders, la ventaja de Hillary a simple vista es clara: 

Generated Map

El número de delegados que se precisan para ganar las primarias demócratas son 2.382. Así es como va el reparto a día de hoy, según RealClearPolitics:

Hillary Clinton: 1712 (1243 delegados, 469 superdelegados), 8.924.821 votos
Bernie Sanders: 1011 (980 delegados, 31 superdelegados), 6.397.980 votos

Como se puede ver, Hillary sigue aventajando a Sanders en más de 250 delegados elegidos por los votantes, la abrumadora mayoría de los superdelegados y más de 2,5 millones de votos.

Y como decíamos, el mapa pendiente no tiene muchos Estados favorables a Sanders, y desde luego no por el margen del 58% de media que necesita para batir a Hillary. Marco en rojo los que a día de hoy favorecen a Hillary según las encuestas y según la demografía, en azul a Sanders (más Wyoming, que es un caucus), y en verde los dudosos (siendo generosos con Sanders: Hillary ganó en 2008 seis de los siete que pongo en esa categoría, aunque a todos los que nos interesan estas cosas nos pica mucho la curiosidad por ver cómo se comportan Kentucky y West Virginia). Como se puede ver, Hillary ganará como mínimo en la mitad más o menos:


Generated Map

Como se puede ver, precisamente los tres premios gordos, Nueva York, Pennsylvania y California, favorecen a Hillary. Sanders puede ganar algunos Estados pequeños y medianos (Wisconsin, Oregon), pero eso simplemente no le bastará para compensar la ventaja que ya lleva Hillary y la que le sacará con los Estados grandes y medianos (Maryland, New Jersey) que las encuestas indican que Hillary va a ganar con comodidad.

En suma, la campaña de Bernie Sanders, se diga lo que se diga, "has expired and gone to meet his maker", como decía John Cleese en el vídeo que mencionábamos al comienzo.