viernes, 18 de enero de 2008

La resurrección del mormón: Primarias en Michigan - Republicanos

El pasado día 15 de enero hubo primarias republicanas en Michigan. Se consideraba que era la última oportunidad de Romney de empezar a ganar, y Romney consiguió una victoria razonablemente holgada, que le mantiene vivo.

Resultados escuetos de las primarias republicanas:

Mitt Romney- 38.90%
John McCain- 29.66%
Mike Huckabee- 16.08%
Ron Paul- 6.27%
Fred Thompson- 3.70%
Rudy Giuliani- 2.84%

1) Mitt Romney: Romney tenía que ganar en Michigan. Era su Estado natal, el Estado en el que su padre había sido gobernador cuarenta años atrás. Si perdía allí, estaba acabado. Romney ganó, y lo hizo con cierta claridad. ¿Cómo consiguió la victoria? Haciendo algo que no había hecho hasta el momento: aplicando el enfoque correcto al Estado. En lugar de intentar venderse como el más conservador de los candidatos (lo que, como ya sabéis, es mentira: ¡si fue gobernador de la Massachusetts de Kerry!), Romney dijo que acabaría con la recesión económica (Michigan lleva cinco años seguidos de crisis económica debido al hundimiento de la industria del automóvil: para que os hagais una idea, Repsol vale en Bolsa el doble que la General Motors y que la Ford JUNTAS; y con eso está todo dicho). Ése era el mensaje que querían oír en Michigan. Romney abogó por la intervención del Gobierno para solventar la crisis económica (es decir, lo contrario del mensaje del republicano ortodoxo, que dice que el Gobierno es el problema y no la solución). En fin, Romney ganó diciendole a sus votantes que él cuidaría de ellos, porque para algo era de Michigan. ¿Un enfoque mentiroso? Quizá, pero Romney sabía que o salía victorioso de Michigan, o era hombre muerto.

2) John McCain: McCain le ganó a Bush (que era un candidato más fuerte que Romney) en las primarias republicanas del 2000. Una victoria le hubiera dado un gran impulso de cara a las siguientes primarias. La derrota es un serio contratiempo (que él intentó minimizar en su discurso de aceptación de la derrota al decir que "la gente de Michigan había apoyado a su "hijo nativo, Romney"- vamos, que Romney sólo había ganado porque era de Michigan).

Bueno, sí y no. McCain se precia de lo que llama su "straight talk" (hablar claro) pero quizá se le fue la mano en Michigan. Hubo un momento definitorio: en un mítin les dijo a los asistentes: "algunos de los empleos que se han perdido en Michigan ya no volverán". A lo mejor es cierto, John, pero ESO NO SE PUEDE DECIR. (Romney, en cuanto se enteró, se lanzó a su yugular: "McCain es un pesimista, y yo os prometo que TODOS los empleos volverán"). Me diréis: McCain es un político honesto, y dijo la verdad. Romney, como siempre, mintió para sacar provecho político. Quizá sí, ¿pero quien ganó y quien perdió? Fue un ejemplo clásico de que en las elecciones suele ganar el que le dice a la gente lo que quiere oír, y no necesariamente la verdad.

3) Mike Huckabee: los analistas consideran que Huckabee se quedó un pelín corto en Michigan, y quizá fue así (yo mismo espera que estuviera más cerca del 20% que del 15%). Huckabee quizá ha tenido un problema en el hecho de que su victoria de Iowa ya ha sido contrarrestada por la victoria de McCain en New Hampshire y de Romney en Michigan. Sin embargo, creo que está en liza todavía, y un 16%, a fin de cuentas, es un resultado muy respetable.

Ahora bien, mañana necesita una victoria en Carolina del Sur (o en Nevada, pero esto es más improbable). Carolina del Sur es un Estado sureño, lleno de baptistas y cristianos renacidos. Es un Estado cortado a la medida de Huckabee. Si no gana allí, tendrá problemas.

4) Ron Paul: Paul saca entre el 5% y el 10% de los votos en todas partes. Tiene un electorado estable y fiel. Lo que pasa es que con esos resultados no puede esperar ganar jamás de los jamases. Y yo creo que cuando ya sabes que vas a perder, mantener una actitud quijotesca y permanecer por deporte en la carrera presidencial no es de recibo.

5) Fred Thompson: otro resultado pésimo. Thompson ya ha decidido atrincherarse en Carolina del Sur, que es el único estado de los iniciales en el que puede aspirar a ganar (también es sureño). Dicho esto, creo que es más probable que quede tercero o cuarto (por detrás de Huckabee y McCain, e incluso de Romney) y que tenga que abandonar la carrera inmediatamente.

6) Rudy Giuliani: otro resultado ridículo. Rudy lo ha apostado todo a Florida, que vota el día 29. Ahora bien, cuando un votante dudoso de Florida mira los resultados de las distintas primarias y ve que Rudy no llega, en general, ni al 5%, ¿no es más probable que considere votar por McCain, que al menos o gana o queda segundo?

Hay una consideración adicional: Rudy dice que obtiene malos resultados porque no hace campaña. Pero todo el mundo sabe quien es Rudy Giuliani, y la gente no te vota o te deja de votar porque vea anuncios tuyos en la tele o no. Eso puede justificar no ganar, pero no sacar menos del 3% de los votos.

7) Un detalle más sobre Michigan, cortesía de Michael Barone, el comentarista conservador (que nació allí): en las primarias republicanas votaron 868.000 personas, mientras que en el 2000 votaron 1.232.000. Es una cifra muy mala, especialmente habida cuenta del hecho de que las primarias demócratas carecían de valor real, dado que Obama y Edwards no estaban en las papeletas. Muchos menos demócratas y especialmente independientes fueron a votar, y eso es muy mala señal para el Partido Republicano de cara a las generales de noviembre.

Mañana, 19 de enero hay caucuses en Nevada y primarias en Carolina del Sur.

Curiosamente, Nevada tiene más delegados en la convención, pero la prensa está acampada en Carolina del Sur (el ganador de las primarias republicanas en Carolina del Sur ha sido el candidato desde 1980).

Romney está en Nevada, y ha abandonado Carolina del Sur. Argumenta que Nevada tiene más delegados, pero lo que ocurre es que sabe que va a perder en Carolina del Sur, y cree que puede ganar en Nevada, donde hay un 14% de mormones, que votarán masivamente a favor de su candidato en el caucus. En cuanto al resto, McCain y Huckabee deberían hacerlo bien, pero es difícil predecir un ganador.

Pero como dije en mi e-mail anterior, las primarias en Carolina del Sur son la madre del cordero. Es un Estado republicano sureño clásico, conservador y religioso. Es el Estado ideal para Huckabee, en resumen. Si gana allí, conseguirá un fuerte impulso de cara a Florida y al Supermartes. Si pierde a manos de McCain o de cualquier otro, sería un golpe durísimo, y quizá fatal.

Para McCain, es un Estado importante. Tiene que demostrar que puede ganar en feudos conservadores. Además, tiene suerte: el voto moderado sólo se lo tiene que disputar con un Giuliani en franca decadencia. En cambio, Huckabee tiene que disputarse el voto conservador con Romney (que obtendrá un resultado respetable) y Thompson (para el que ganar o quedar segundo por poco es una cuestión de vida o muerte). Es posible que McCain gane por la división de sus adversarios.

La victoria de Romney en Michigan hace que, para bien o para mal, haya que tenerle en cuenta. McCain, Huckabee o Romney tienen posibilidades de llevarse la nominación (salvo que Thompson gane milagrosamente en Carolina del Sur o Giuliani gane, todavía más milagrosamente, en Florida).

Romney tiene una ventaja esencial: es multimillonario, y puede gastarse su fortuna personal en la campaña, lo que no pueden hacer los demás, que andan cortos de dinero. Si continúa con su mensaje de "yo devolveré a todo el mundo sus puestos de trabajo", tiene una posibilidad de ganar, aunque McCain y Huckabee son mucho más "auténticos" que él.

En fin, veremos qué pasa mañana.