lunes, 14 de enero de 2008

The Mac is Back: Después de New Hampshire- Republicanos

El 8 de enero, como sabéis, fueron las primarias de New Hampshire. Una vez más, me gustaría resumiros lo que pasó en ellas y la interpretación que de los resultados se ha hecho en días subsiguientes.

En primer lugar, estos son los resultados escuetos de las primarias republicanas:

John McCain- 37.09%
Mitt Romney- 31.59%
Mike Huckabee- 11.22%
Rudy Giuliani- 8.55%
Ron Paul- 7.67%
Fred Thompson- 1.21%

Y esto es lo que me parece que significan:

1) John McCain: como cantaban sus partidarios la noche de la victoria, "The Mac is Back". Ocho años después de infligirle una contundente derrota a George Bush en New Hampshire en las primarias republicanas, John McCain volvía a triunfar en ese Estado. La victoria de McCain sobre Romney fue, una vez más, la viva prueba de que el dinero no basta para ganar elecciones: Romney se gastó 8 millones de dólares en publicidad en New Hampshire (que se dice pronto), mientras que McCain se gastó entre tres y cuatro veces menos. Los votantes moderados de New Hampshire abandonaron en las últimas semanas a Giuliani, y le dieron un margen ganador a McCain. La prensa ha recibido su resurrección con entusiasmo (porque a la prensa lo que le gusta es que las primarias se alarguen lo máximo posible, dado que son una fuente maravillosa de generar noticias). Y hay que reconocer que la "resurrección" del viejo Senador de Arizona es notable: McCain intentó en la primera mitad de 2007 presentarse como el candidato del establishment republicano, un rol manifiestamente inadecuado para un Senador con vena independiente, peleón incluso con sus correligionarios, y al que le gusta hablar claro. Fruto de este enfoque erróneo, el verano pasado tuvo que despedir a la mitad de su equipo porque se había quedado sin fondos para pagar sus sueldos (debido a una mezcla nefasta de despilfarro en el capítulo de gastos y escaso poderío recaudador). En ese momento se le dio por acabado. Sin embargo, precisamente al verse sin medios económicos, decidió volver a las raíces de su campaña del año 2000: resucitó el "Straight Talk Express" (el autobús de la campaña del 2000) y de manera muy clara, concentró sus esfuerzos en New Hampshire, un Estado que le respeta y en el que sus tendencias republicanas moderadas casan perfectamente con el perfil de los votantes.

Dicho esto, hay que señalar dos o tres cosas importantes: McCain consiguió unos resultados sustancialmente peores que hace ocho años frente a George Bush (cabe atribuir ese hecho a la presencia de Giuliani en la papeleta, pero el dato está ahí). Por otra parte, New Hampshire es un estado atípico en las primarias republicanas, porque sus votantes son menos conservadores que el votante republicano medio. Los próximos Estados están llenos de desafíos para McCain, que no puede ser considerado "favorito" para la victoria (aunque realmente la carrera republicana está completamente abierta en este punto).

2) Mitt Romney: el antiguo gobernador de Massachusetts fracasó por segunda vez. Derrotado por la derecha en Iowa y por la izquierda en New Hampshire, tras gastarse en ambas ocasiones un dineral para darse a conocer, Romney parece haberse dado cuenta de que la gente le considera un señor que cambia de ideología en función del cargo al que aspira.

Curiosamente, en los días anteriores a las primarias y con posterioridad a las mismas, Romney ha empezado a incidir en el discurso económico, que es probablemente el terreno en el que mejor se desenvuelve (hombre, ha llegado a ser millonario, así que algo sabrá el muchacho...) y dado que ahora que parece que nos dirigimos a una recesión, puede ser que vender el discurso "yo soy el que mejor la gestionará" puede darle algún voto.

3) Mike Huckabee: aunque poco más del 11% de los votos os pueda parecer poco, lo cierto es que es un resultado muy correcto para Huckabee, que es el candidato más inadecuado que imaginarse pueda para unas primarias en New Hampshire (un Estado en el que sólo hay un 6% de baptistas como él, y que suele ser notoriamente refractario a los candidatos populistas sureños- ya lo vereis cuando veamos la performance de Edwards en el bando demócrata).

Insisto, es un resultado correcto, que no le ha hecho ningún daño tras su triunfo en Iowa (curiosamente, a Romney, que sacó veinte puntos más que él, los periodistas están a punto de darle por muerto - políticamente hablando-).

4) Rudy Giuliani: aunque esta vez ha conseguido quedar mejor que Ron Paul -lo que en mi opinión, es el patrón por el cual se debe medir la seriedad de un candidato republicano- el 8,5% es, objetivamente, un resultado flojísimo. Además, al no conseguir llevarse más votos moderados, ha sido McCain el que se los ha quitado, y al darle vida a la campaña de McCain, Rudy se expone a ser derrotado, como Romney, por la izquierda (McCain) y por la derecha (Huckabee o Romney).

Es la segunda derrota de Rudy. Mañana volverá a perder en Michigan, el 19 en Carolina del Sur (a lo mejor consigue la victoria en Nevada ese día, pero ¿qué os jugais a que McCain se la arrebata allí, porque los republicanos moderados -y en Las Vegas hay muchos, porque si no, no vivirían en Las Vegas, que es la capital del "pecado"- votarán por el candidato que ya ha ganado unas primarias, en lugar de aquel que, bueno sí, a lo mejor un día de estos empieza a ganarlas?

En fin, Rudy llegará a Florida el 29 de enero con cinco derrotas en el zurrón, y tengo para mí que en Florida también será derrotado. Y ese día, la prensa probablemente le dará por muerto, y seguramente tendrán razón.

5) Ron Paul: su 7,67% fue un resultado inferior al de Iowa y a las expectativas creadas por las encuestas. Visto en retrospectiva, es lógico: si sus votantes son anarquistas de extrema derecha neoaislacionistas y reductores del Estado, de esos no hay muchos en New Hampshire, que ha apoyado a McCain, el candidato más a favor de la guerra de Irak de todos. Paul es una presencia pintoresca pero esencialmente irrelevante. Corrijo mi optimista afirmación de mi correo anterior y afirmo que, en general, y salvo excepciones, parece imposible que pueda obtener más del 10% (y no el 15%) en una primaria republicana (al menos, mientras ésta sea competitiva).

6) Fred Thompson: repito palabra por palabra lo que dije de Giuliani en Iowa, pero aplicado a este caso: una cosa es que no hagas campaña en New Hampshire, porque tu electorado natural (los republicanos conservadores sureños) no vive aquí. Otra cosa es sacar el 1,2% de los votos. Es un resultado ridículo. Su nicho electoral probablemente ya lo ha ocupado Huckabee.

7) Un detalle más sobre New Hampshire: en las primarias republicanas votaron 238.000 personas. Es una buena cifra, pero una vez más palidece frente a los 287.000 demócratas (en un Estado en el que, además, hay más republicanos registrados que demócratas).

¿Qué viene ahora?-

15 de enero: primarias en Michigan: un McCain lanzado por su triunfo en New Hampshire se enfrenta contra Romney, que tiene su última oportunidad de empezar a ganar (Michigan es un Estado en el que su padre fue gobernador hace 35 años, y es su Estado natal). Romney ha dejado de emitir anuncios en Carolina del Sur, señal de que ha decidido que, si pierde otra vez en Michigan, probablemente se retirará, pese a que, curiosamente tiene más delegados que nadie en este momento. Las encuestas indican una pugna reñidísima entre Romney y McCain, con Huckabee quedando tercero a cierta distancia de ambos, y los otros tres cosechando resultados malísimos (por cierto, el hecho de que Huckabee pueda rozar el 20% en Michigan, un Estado del Norte, demuestra que su mensaje populista en lo económico puede tener cierta pegada entre los republicanos norteños).

19 de enero- caucuses en Nevada (donde realmente puede ganar cualquiera, aunque McCain tiene una cierta ventaja, aunque en Nevada hay bastantes mormones, y Huckabee también puede sacar un buen resultado por los mismos motivos que en Michigan).

Y ese mismo día hay primarias en Carolina del Sur, y ésa es la madre del cordero. Carolina del Sur es un Estado que lleva votando republicano, sin excepción, desde 1980. Es un Estado republicano sureño clásico, conservador y religioso. Es el Estado ideal para Huckabee, en resumen. Si gana allí, conseguirá un fuerte impulso de cara a Florida y al Supermartes. Si pierde a manos de McCain, sería un golpe durísimo.

McCain, por su parte, ya perdió allí en el año 2000, pero entonces, claro, se enfrentaba al hijo de un presidente que tenía mucho más dinero que él y lo machacó a base de anuncios negativos y llamadas telefónicas calumniosas (le acusaron de tener una hija ilegítima negra; McCain tiene una hija adoptiva de Bangladesh- hay una cierta diferencia). Aún así, yo tengo mis dudas de que McCain pueda ganar en Carolina del Sur. Necesitará que Romney siga en la carrera y le quite una porción del voto conservador a Huckabee, y que Thompson lo haga mejor de lo esperado y le quite otra porción de votos a Huckabee. Necesita ganar por defecto, vamos.

Romney, salvo que gane por mucho en Michigan, quedará tercero en Carolina del Sur, y Thompson, que ya ha venido a decir que si no gana allí, se retirará, quedará probablemente cuarto (con lo que, en efecto, tendrá que retirarse).

Si recordais, mi predicción inicial era: Huckabee o Romney. McCain si (y solo si) Romney era derrotado en Iowa, New Hampshire y Michigan y toda el ala moderada del partido se juntaba para impedir la victoria de Huckabee.

Romney ya ha perdido Iowa y New Hampshire. Si pierde Michigan, la pelea se reduce a McCain y Huckabee (salvo que a Giuliani le salga bien su estrategia milagrosa en Florida- insisto, yo tengo serias dudas sobre eso-) La pelea será conservadores de verdad (Huckabee) contra moderados de verdad (McCain). Y esa pelea, el supermartes, puede ser titánica.