domingo, 27 de enero de 2008

La marcha triunfal de Hillary Clinton desafina un poco: las primarias de Michigan (y las de Mississipi)

El pasado día 19 de enero hubo caucuses en Nevada y primarias republicanas en Carolina del Sur. Los resultados provocaron la primera sacudida realmente fuerte en el panorama republicano, la primera retirada de un candidato importante, y la apertura de una nueva fase absolutamente fascinante en la carrera republicana a la presidencia.

Lo primero es lo primero- Resultados en Nevada:

Mitt Romney- 51.10%
Ron Paul- 13.73%
John McCain- 12.75%
Mike Huckabee- 8.16%
Fred Thompson- 7.94%
Rudy Giuliani- 4.31%

Y resultados en Carolina del Sur:

John McCain- 33.24%
Mike Huckabee- 29.79%
Fred Thompson- 15.78%
Mitt Romney- 15.09%
Ron Paul- 3.68%
Rudy Giuliani- 2.12%

Dado que los resultados más importantes, por tradición y peso político son los de Carolina del Sur, el orden que vamos a seguir es el de los resultados en ese Estado:

1) John McCain: la vida está llena de paradojas: hace ocho años, McCain obtuvo el 42% del voto en Carolina del Sur. Perdió frente a Bush y todo el mundo opinó que la derrota en Carolina del Sur era un golpe mortal para su campaña. El día 19 ganó, pero con nueve puntos menos que hace ocho años, y la prensa lo ha coronado como el máximo aspirante a la victoria.

Ante todo, es importante reconocer que McCain ha tenido suerte: él sólo se tenía que disputar el voto moderado con un Giuliani en caída libre. Los conservadores tenían que elegir entre Romney, Huckabee y Thompson. La división del voto conservador ha sido lo que le ha garantizado (por los pelos) la victoria.

2) Mike Huckabee: como dije en correos anteriores, Carolina del Sur era un Estado que Huckabee tenía que ganar necesariamente, por estar lleno de sureños baptistas como él. Para su desgracia, Fred Thompson y Mitt Romney le arrancaron casi el 30% de los votos, y le condujeron a la segunda posición. Pese a que su resultado me pareció muy digno, la prensa está interpretándolo como el final de su campaña, al grito de "si Huckabee no es capaz de ganar en Carolina del Sur, no es capaz de ganar en ninguna parte". Por supuesto, las cosas son algo más complejas, como veremos luego.

3) Fred Thompson: Se acabó. Fred necesitaba la victoria o una segunda posición como la de Huckabee. Su digno 16% tan solo ha servido para hundir su campaña y, de refilón, apuñalar a Huckabee, quitándole unos votos sureños conservadores que eran imprescindibles para la victoria de éste. Se retiró esta semana.

Thompson no ha conseguido enardecer a los votantes. Tampoco ha conseguido explicar cuál era la idea central de su campaña (que yo al menos no soy capaz de definir) y permitió ya desde el principio que Huckabee le suplantara como el "candidato conservador sin complejos".

En cualquier caso, su campaña ha sido decepcionante, y muy por debajo de las expectativas creadas.

4) Mitt Romney: Romney quizá es el candidato cuya posición en este momento es más difícil de definir. Su cuarta posición en Carolina del Sur tendría que darlo por muerto en la carrera republicana. Sin embargo, Romney, inteligentemente, se concentró en Nevada, donde consiguió una victoria enorme (basada, pero no solo, en el hecho de que los mormones de Nevada votaran masivamente por él) y más delegados de los que McCain ha sacado en Carolina del Sur.

La táctica de Romney es clara: Thompson está fuera, Huckabee sólo puede ganar en los Estados sureños, McCain es demasiado moderado. Yo soy el candidato conservador de consenso, y el único que realmente sabe de economía, que es el tema esencial en las próximas generales. Y sólo yo tengo la chequera lo suficientemente fuerte para financiar lo que queda de campaña. Es una táctica extraña, pero a lo mejor le funciona.

5) Ron Paul: un resultado pésimo en Carolina del Sur y respetable en Nevada. El resultado de Nevada se debe al hecho de que sólo Romney y él hicieron campaña en el Estado, y al hecho de que en Nevada hay un electorado algo más libertario que en el resto del país (es algo que ocurre en general en el Oeste, donde Paul obtendrá resultados algo mejores que en el resto de Estados Unidos). En cualquier caso, sigue siendo irrelevante.

6) Rudy Giuliani: otro resultado ridículo (y van seis...). Rudy, como ya he dicho en otras ocasiones, lo ha apostado todo a Florida, que vota el día 29. Sin embargo, creo que los resultados de todas las primarias anteriores muestran que Rudy se ha equivocado de táctica. Quizá no tenía opciones desde el principio, por ser demasiado liberal para el electorado republicano medio. Pero la táctica de aguantar sin competir hasta Florida, si hemos de creer las encuestas que nos llegan desde allí, ha fracasado ya. Rudy obtendrá un resultado digno (tercero probablemente), pero tanto McCain como Romney (y quizá incluso Huckabee) le van a superar. Y en ese momento se acabó la candidatura Giuliani.

El martes 29 hay primarias en Florida. McCain y Romney están muy arriba en las encuestas, con Giuliani y Huckabee peleando por la tercera plaza.

Una victoria de McCain probablemente le daría el impulso definitivo para ganar el supermartes 5 de febrero. Una victoria de Romney le daría el impulso para cortarle las alas a McCain y conseguir que hubiera un "empate" el día 5 de febrero.

Reconozco que se me hace cuesta arriba dar por muerto a Huckabee, que es el candidato más afín al republicano conservador medio. La retirada de Fred Thompson, además, debería derivar buena parte del voto republicano conservador en el Sur hacia él. Sin embargo, la prensa está empezando a hacer algo muy típico: intentar convertir la carrera en cosa de dos (en el bando demócrata les está resultando más fácil, por supuesto). Y los dos por los que apuestan son McCain (que es su candidato republicano preferido) y Romney (porque se cree que todo su dinero le hace competitivo).

Giuliani necesita ganar en Florida, y no hay una sola encuesta que le de la victoria. Si la consigue, volverá a ser competitivo, pero es más probable que el martes 29 marque el fin (o al menos el principio del fin) de su campaña. Os ofrezco un solo dato: las últimas encuestas republicanas sobre Nueva York indican que McCain superan allí ya a Giuliani- y con eso está todo dicho.

¿Favoritos? Si McCain gana en Florida, McCain. Si gana Romney o cualquier otro, vaya uno a saber.