domingo, 20 de septiembre de 2015

La participación en las elecciones catalanas (3): Girona

Siguiendo con nuestro análisis de la participación en las elecciones catalanas de 2012, pasamos ahora a examinar el comportamiento de la provincia de Girona.

Recordemos los datos básicos: el incremento de la participación en las elecciones catalanas de 2012 fue asimétrico, en el sentido de que de cada 100 votantes abstencionistas que pasaron a votar, 41 aproximadamente votaron a partidos nacionalistas catalanes, y 59 a partidos unionistas.

Pero en Girona, al igual que hemos visto en Lleida, el reparto del incremento fue totalmente distinto y mucho más favorable a las fuerzas nacionalistas que a las unionistas:


Recordemos una vez más que la participación en toda Cataluña en los comicios de 2012 pasó del 58,78% al 67,76%.

En Girona, el incremento de participación fue similar aunque superior: se pasó del 59,49% al 69,29% (en otras palabras, Girona pasó de votar ligeramente por encima de la media catalana a algo más que ligeramente por encima).

En lo que respecta a la comparación del número de votos, con los datos extraídos de la página web de la Generalitat, sería la siguiente:

Bloque nacionalista catalán 2012 (CIU, ERC, CUP, SI): 230.105 votos
Bloque nacionalista catalán 2010 (CIU, ERC, SI, RCat): 182.257 votos
Diferencia: + 47.848

Bloque unionista 2012 (PSC, PP, IC, C's, PxC, UPyD): 104.600 votos
Bloque unionista 2010 (los mismos): 92.732 votos
Diferencia: + 11.868

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 80,13% (47848/59716)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 19,87% (11868/59716)

A los efectos de nuestro estudio, el 68,75% de los gerundenses votaron a candidaturas nacionalistas, y sólo el 31,25% votaron a candidaturas unionistas.

En cuanto al incremento de participación: si en toda Cataluña por cada 41 nacionalistas catalanes anteriormente abstencionistas que fueron a votar, 59 unionistas anteriormente abstencionistas también lo hicieron, en Girona las proporciones están totalmente invertidas (apenas un poco menos que en Lleida): por cada 80 nacionalistas catalanes anteriormente abstencionistas que fueron a votar, sólo 20 unionistas anteriormente abstencionistas fueron a votar.

Y al igual que en Lleida, el incremento de participación no fue simétrico dentro de la propia provincia de Girona. Así como en Lleida existía una diferencia muy clara entre Lleida (y Vielha) y el resto de la provincia, en Girona existen grandes diferencias entre las distintas poblaciones, esencialmente entre las poblaciones de la costa y las del interior de la provincia (aunque en ambos casos hay claras excepciones).

Interior de la provincia:

En primer lugar, hay que señalar que al contrario que en Lleida, donde la capital tiene casi el 30% de los votantes, el voto en Girona está mucho más disperso: Girona capital supone apenas el 13% del total de la provincia. 

Por otra parte, al contrario que en Lleida, donde la capital no se parece en nada al resto de la provincia en términos de su composición de voto, Girona capital sí es muy representativa del voto medio del resto de la provincia. Veamos sus datos, extraídos una vez más de la página web de la Generalitat:

La participación pasó del 62,84% en 2010 al 72,45% en 2012 (tres puntos más que la media de la provincia)

Bloque nacionalista catalán 2012: 28.858 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 22.802 votos
Diferencia: + 6.056

Bloque unionista 2012: 14.801 votos
Bloque unionista 2010: 13.288 votos
Diferencia: + 1.513

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 80,01% (2295/7569)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 19,99% (1513/7569)

En suma: la capital de la provincia votó prácticamente igual que la media de la misma.

Este patrón tiende a repetirse, con matices, en las localidades importantes del interior de la provincia. Vemos, por ejemplo, que en Figueres, la segunda ciudad de la provincia, el incremento está más repartido, aunque todavía es favorable a los nacionalistas catalanes:

Bloque nacionalista catalán 2012: 9.254 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 7.796 votos
Diferencia: + 1.458

Bloque unionista 2012: 6.414 votos
Bloque unionista 2010: 5.302 votos
Diferencia: + 1.112

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 56,73% (1458/2570)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 43,27% (1112/2570)

De hecho, a medida que avanzamos hacia el interior de la provincia y nos alejamos del mar, llegamos a un punto en que sólo el voto nacionalista aumenta y el unionista disminuye directamente. Así, en Olot, quinta ciudad de la provincia, el voto unionista descendió pese al incremento de la participación en casi 10 puntos: 

Bloque nacionalista catalán 2012: 12.222 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 9.215 votos
Diferencia: + 3.007

Bloque unionista 2012: 3.639 votos
Bloque unionista 2010: 3.861 votos
Diferencia: - 222

Exactamente lo mismo ocurrió en Banyoles, décima ciudad de la provincia, y especialmente ya en los pueblos del interior, como por ejemplo, Camprodon), con una excepción muy llamativa: Puigcerdá, cuyos datos son tan diferentes de los del resto de la Girona interior que merecen reseñarse por separado:

Bloque nacionalista catalán 2012: 2.294 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 2.162 votos
Diferencia: + 132

Bloque unionista 2012: 1.297 votos
Bloque unionista 2010: 925 votos
Diferencia: + 372

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 26,19% (1458/504)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 73,81% (372/504)

Girona mediterránea

La situación es algo diferente en la costa, particularmente cuanto más cerca de la provincia de Barcelona.

Veamos, por ejemplo, los datos de Blanes, la tercera ciudad de la provincia y la más cercana a Barcelona (a cuya red de cercanías, de hecho, está conectada):

Bloque nacionalista catalán 2012: 7.262 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 6.650 votos
Diferencia: + 612

Bloque unionista 2012: 9.415 votos
Bloque unionista 2010: 7.339 votos
Diferencia: + 2.076

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 22,85% (612/2678)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 77,15% (2076/2678)

Exactamente el mismo fenómeno se puede ver en Lloret de Mar, cuarta ciudad de la provincia y el siguiente municipio tras Blanes:

Bloque nacionalista catalán 2012: 5.032 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 4.575 votos
Diferencia: + 457

Bloque unionista 2012: 6.165 votos
Bloque unionista 2010: 4.265 votos
Diferencia: + 1.900

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 19,39% (457/2357)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 80,61% (1900/2357)

A medida que progresamos por la costa y nos alejamos de Barcelona, el fenómeno se va diluyendo y las localidades se van pareciendo más al resto de la provincia. Veamos así Sant Feliu de Guíxols, octava ciudad de la provincia:

Bloque nacionalista catalán 2012: 5.445 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 4.626 votos
Diferencia: + 819

Bloque unionista 2012: 3.959 votos
Bloque unionista 2010: 3.336 votos
Diferencia: + 623

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 56,80% (819/1442)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 43,20% (623/1442)

El fenómeno se reproduce de manera más acusada cuanto más pequeña es la localidad (por ejemplo, Palamós). A pesar de ello, todavía encontramos alguna localidad costera más al norte donde el voto unionista creció más que el nacionalista. Véase Roses, novena ciudad de Girona, ya muy cerca de Francia:

Bloque nacionalista catalán 2012: 3.239 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 2.664 votos
Diferencia: + 575

Bloque unionista 2012: 3.056 votos
Bloque unionista 2010: 2.418 votos
Diferencia: + 638

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 47,40% (575/1213)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 52,60% (638/1213)

En resumen: el incremento de participación en Girona fue abrumadoramente favorable a los nacionalistas catalanes, especialmente cuanto más al interior y cuanto más rural el entorno, con sólo dos excepciones: Puigcerdá y algunas localidades de la costa (en general, las más pobladas, y aún así, no todas), donde el voto unionista creció por encima de la media no ya de la provincia sino de la media catalana.

En nuestra siguiente entrada: la provincia de Tarragona.