domingo, 20 de septiembre de 2015

La participación en las elecciones catalanas (4): Tarragona

En la cuarta entrada de nuestro análisis de la participación en las elecciones catalanas de 2012, pasamos ahora a estudiar el comportamiento de la provincia de Tarragona. 

Recordemos como siempre los datos básicos: el incremento de la participación en las elecciones catalanas de 2012 fue asimétrico, en el sentido de que de cada 100 votantes abstencionistas que pasaron a votar, 41 aproximadamente votaron a partidos nacionalistas catalanes, y 59 a partidos unionistas. 

Tarragona, en ese sentido, es la provincia que más se parece a la media catalana: como veremos a continuación: el reparto del incremento fue favorable a las fuerzas unionistas, aunque en un porcentaje ligeralmente inferior a la media catalana.



La participación en toda Cataluña en los comicios de 2012 pasó del 58,78% al 67,76%. En Tarragona, el incremento de participación fue similar aunque inferior: se pasó del 56,79% al 65,17% (en otras palabras, Tarragona votó unos dos puntos y medio por debajo de la media catalana).

En lo que respecta a la comparación del número de votos, con los datos extraídos de la página web de la Generalitat, sería la siguiente:

Bloque nacionalista catalán 2012 (CIU, ERC, CUP, SI): 186.083 votos
Bloque nacionalista catalán 2010 (CIU, ERC, SI, RCat): 161.659 votos
Diferencia: + 24.424

Bloque unionista 2012 (PSC, PP, IC, C's, PxC, UPyD): 158.286 votos
Bloque unionista 2010 (los mismos): 130.568 votos
Diferencia: + 27.718

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 46,84% (47848/52142)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 53,16% (11868/52142)

El 54,04% de los tarragoneses votaron a candidaturas nacionalistas, y sólo el 45,96% votaron a candidaturas unionistas.

Sin embargo, el incremento de participación fue inverso a este resultado final: si en toda Cataluña por cada 41 nacionalistas catalanes anteriormente abstencionistas que fueron a votar, 59 unionistas anteriormente abstencionistas también lo hicieron, en Tarragona las proporciones fueron que por cada 47 nacionalistas catalanes anteriormente abstencionistas que fueron a votar, 53 unionistas anteriormente abstencionistas fueron a votar.

Tal y como hemos visto en Lleida y Girona, el incremento de participación no fue simétrico dentro de la propia provincia. Tarragona, en ese sentido, es una curiosa mezcla entre Lleida y Girona: más aún que en Lleida, Tarragona capital es mucho más unionista que el resto de la provincia. Por otra parte, y más aún que en Girona, la costa de Tarragona es más unionista que el interior de la provincia (y cuánto más cerca de Barcelona, más unionista). Aunque como siempre, con matices.

Tarragona presenta además una interesante peculiaridad: el hecho de su bicapitalidad. Al igual que en Girona, el voto en Tarragona está muy disperso: Tarragona capital no llega al 17% del total de la provincia. Pero si le sumamos a Reus, juntas componen casi el 30% de la misma (con más peso en la misma del que tiene Lleida respecto de su provincia).

Tarragona y Reus

Las dos "capitales" de la provincia, Tarragona y Reus (especialmente la primera) supusieron casi el 45% del incremento del voto unionista en la provincia. Veamos los datos de Tarragona, extraídos como siempre de la página web de la Generalitat:

La participación pasó del 57,04% en 2010 al 68,16% en 2012 (tres puntos más que la media de la provincia, y ligeramente por encima de la media catalana)

Bloque nacionalista catalán 2012: 23.314 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 22.743 votos
Diferencia: + 571

Bloque unionista 2012: 34.449 votos
Bloque unionista 2010: 27.061 votos
Diferencia: + 7.338

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 7,17% (571/7959)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 92,83% (7338/7959)

En suma: en Tarragona casi todo el incremento del voto fue a parar a los unionistas.

En Reus, la segunda ciudad de la provincia, el incremento está más repartido, aunque todavía es muy favorable a los unionistas:

Bloque nacionalista catalán 2012: 22.519 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 19.749 votos
Diferencia: + 2.770

Bloque unionista 2012: 21.771 votos
Bloque unionista 2010: 16.728 votos
Diferencia: + 5.043

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 35,45% (1458/7813)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 64,55% (1112/7813)

La Tarragona mediterránea

La costa de Tarragona es muy interesante, porque presenta dos perfiles muy dispares: desde la frontera con Barcelona hasta L' Hospitalet de l' Infant, aproximadamente, el incremento del voto fue esencialmente para los unionistas. Desde allí hasta la frontera con Valencia, para los nacionalistas catalanes.

Vayamos casi de una punta a otra: empezando por los datos de El Vendrell, la cuarta ciudad de la provincia y la más cercana a Barcelona (a cuya red de cercanías, de hecho, está conectada):

Bloque nacionalista catalán 2012: 6.600 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 5.755 votos
Diferencia: + 845

Bloque unionista 2012: 8.091 votos
Bloque unionista 2010: 6.357 votos
Diferencia: + 1.734

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 32,76% (845/2579)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 67,24% (1734/2579)

Y llegando hasta Cambrils, quinta ciudad de la provincia:

Bloque nacionalista catalán 2012: 6.093 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 5.378 votos
Diferencia: + 715

Bloque unionista 2012: 6.587 votos
Bloque unionista 2010: 4.861 votos
Diferencia: + 1.726

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 29,29% (715/2441)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 70,71% (1726/2441)

A medida que progresamos por la costa y nos alejamos de Barcelona, los incrementos de votos empiezan a cambiar de orientación cada vez más drásticamente en favor de los nacionalistas catalanes. Veamos los datos de Amposta, novena ciudad de la provincia:

Bloque nacionalista catalán 2012: 5.636 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 5.000 votos
Diferencia: + 636

Bloque unionista 2012: 2.813 votos
Bloque unionista 2010: 2.704 votos
Diferencia: + 109

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 83,62% (636/745)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 16,38% (109/745)

El fenómeno se reproduce de manera más acusada cuanto más pequeña es la localidad (por ejemplo, Sant Carles de la Ràpita o Alcanar, donde el voto unionista descendió en términos absolutos). 

La Tarragona interior

Este fenómeno se repite de manera reiterada en el interior de la provincia. Así, en la tercera localidad de la provincia, Tortosa, nos encontramos con resultados típicos de la Lleida rural o de la Girona interior, en los que el voto unionista disminuye en términos absolutos pese al aumento de la participación:

Bloque nacionalista catalán 2012: 8.262 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 7.086 votos
Diferencia: + 1.176

Bloque unionista 2012: 5.618 votos
Bloque unionista 2010: 5.619 votos
Diferencia: - 1

En Valls, sexta ciudad de la provincia, la situación no es tan drástica, pero sigue siendo netamente favorable al nacionalismo catalán: 

Bloque nacionalista catalán 2012: 7.461 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 6.031 votos
Diferencia: + 1.430

Bloque unionista 2012: 3.782 votos
Bloque unionista 2010: 3.110 votos
Diferencia: + 672

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 68,03% (1430/2102)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 31,97% (672/2102)

El mismo fenómeno se puede comprobar en los pueblos del interior, como RoquetesMontblanc o Falset, en algunos casos (como este último, por ejemplo) de manera muy destacada.

En resumen: el incremento de participación en Tarragona fue muy favorable a los unionistas en Tarragona, Reus y la costa norte de la provincia (los incrementos fueron superiores incluso a la media catalana), pero se vio compensado en buena parte por el incremento de la participación en la costa sur de la provincia y particularmente en el interior de la misma a favor de los nacionalistas catalanes.

Las siguientes entradas las dedicaremos a la provincia de Barcelona, dividida en tres partes: Barcelona ciudad, área metropolitana y Barcelona interior.