lunes, 21 de septiembre de 2015

La participación en las elecciones catalanas (6): el área metropolitana de Barcelona

En la sexta entrada de nuestro análisis de la participación en las elecciones catalanas de 2012, pasamos ahora a estudiar el comportamiento del área metropolitana de la provincia de Barcelona. 

Recordemos que el incremento de la participación en las elecciones catalanas de 2012 fue asimétrico, en el sentido de que de cada 100 votantes abstencionistas que pasaron a votar, 41 aproximadamente votaron a partidos nacionalistas catalanes, y 59 a partidos unionistas. 

En Barcelona, en cambio, el incremento fue mucho más claro a favor de los unionistas: de cada 100 votantes abstencionistas que pasaron a votar, 32 aproximadamente votaron a partidos nacionalistas catalanes, y 68 a partidos unionistas. 



Por otra parte, el incremento de participación no fue simétrico. Ayer ya comprobamos que en la ciudad de Barcelona el incremento fue ligeramente mayor del lado unionista.

Hoy analizaremos el área metropolitana de Barcelona, no en el sentido institucional del término, sino en el sentido electoral del término, pues se trata de un territorio geográficamente bastante determinado en ese sentido.

Si seguimos el mapa podríamos decir que abarca la costa norte de Barcelona hasta Mataró, sube luego por la C-60 hasta Granollers, gira a la izquierda en dirección Mollet del Vallés- Sabadell-Terrassa-Vacarisses-Olesa de Montserrat-Esparreguera y luego gira bruscamente hacia el sur por la A-2 siguiendo el eje Martorell-Pallejà-Sant Boi de Llobregat, girando por último hacia la costa hasta llegar a Castelldefels.

Dentro de este eje, como veremos, hay algunas localidades cuyos votantes son nacionalistas catalanes, pero la característica general del área es su naturaleza refractaria a dicha ideología. En líneas generales, cuanto más cercano y mayor el núcleo de población a Barcelona, especialmente por el oeste, mayor fue el incremento del voto unionista. 

Veamos, por ejemplo, Hospitalet de Llobregat, segunda ciudad de Cataluña, en la que ocurrió algo que hasta ahora sólo habíamos visto en Vielha: el voto nacionalista descendió en términos absolutos, pese a que la participación subió más de 10 puntos:

Bloque nacionalista catalán 2012 (CIU, ERC, CUP, SI): 27.784 votos
Bloque nacionalista catalán 2010 (CIU, ERC, SI, RxCat): 28.435 votos
Diferencia: - 651

Bloque unionista 2012 (PSC, PP, IC, C's, PxC, UPyD): 78.165 votos
Bloque unionista 2010 (los mismos): 59.749 votos
Diferencia: + 18.416

El mismo fenómeno observamos en otras localidades al oeste de Barcelona, como Castelldefels o El Prat de Llobregat.

Al este de Barcelona, la evolución del voto fue similar, aunque el voto nacionalista catalán creció mínimamente. Veamos los datos de Badalona, tercer municipio de Cataluña:

Bloque nacionalista catalán 2012: 32.682 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 32.031 votos
Diferencia: + 651

Bloque unionista 2012: 63.200 votos
Bloque unionista 2010: 46.857 votos
Diferencia: + 18.416

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 3,41% (651/19067)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 96,59% (18416/19067)

Una vez que nos alejamos de Barcelona por el este los resultados se equilibran algo, pero el predominio del incremento del voto unionista resulta todavía muy conspicuo. Veamos el ejemplo de Mataró, sexta ciudad de la provincia:

Bloque nacionalista catalán 2012: 25.319 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 24.089 votos
Diferencia: + 1.230

Bloque unionista 2012: 31.163 votos
Bloque unionista 2010: 23.325 votos
Diferencia: + 7.838

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 13,56% (1230/9068)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 86,44% (7838/9068)

Si acudimos al norte de Barcelona podemos ver el mismo patrón que al este. Observemos los resultados en Terrassa y Sabadell, cuarta y quinta ciudad de Cataluña. Primero Terrassa:

Bloque nacionalista catalán 2012: 40.888 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 40.165 votos
Diferencia: + 723

Bloque unionista 2012: 59.157 votos
Bloque unionista 2010: 40.820 votos
Diferencia: + 18.337

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 3,79% (723/19060)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 96,21% (18337/19060)

Y ahora Sabadell:

Bloque nacionalista catalán 2012: 44.872 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 41.761 votos
Diferencia: + 3.111

Bloque unionista 2012: 56.511 votos
Bloque unionista 2010: 42.321 votos
Diferencia: + 14.190

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 17,98% (3111/17301)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 82,02% (14190/17301)

Vemos patrones similares en otras ciudades de la zona, como Rubí o Martorell.

En líneas generales, los grandes núcleos de población de este área votaron mucho más unionista. Hay que llegar hasta la décima ciudad de Barcelona hasta encontrar una excepción en Sant Cugat del Vallés:

Bloque nacionalista catalán 2012: 26.161 votos
Bloque nacionalista catalán 2010: 22.227 votos
Diferencia: + 3.934

Bloque unionista 2012: 16.039 votos
Bloque unionista 2010: 13.273 votos
Diferencia: + 2.766

Porcentaje del incremento del voto nacionalista catalán sobre el incremento total en 2012: 58,72% (3934/6700)

Porcentaje del incremento del voto unionista sobre el incremento total en 2012: 41,28% (2766/6700)

Sin embargo, Sant Cugat es una excepción (la siguiente localidad por tamaño en votar de un modo parecido en la corona metropolitana fue Molins de Rei, que es la 40ª ciudad de la provincia).

En resumen: las grandes ciudades del área metropolitana de Barcelona, con la única excepción de Sant Cugat, votaron claramente a los unionistas y el incremento de participación fue muy mayoritario en favor de éstos. Sólo Sant Cugat y núcleos de población pequeños dentro de la corona (en particular en la costa entre Montgat y Mataró) se inclinaron por los nacionalistas.

En la entrada final, la Barcelona interior, cuyo comportamiento es parecido al de la Girona interior o la Lleida rural.