sábado, 6 de febrero de 2016

Las primarias demócratas: un empate es una victoria (para Clinton)

Los caucuses de Iowa no alteraron, en mi opinión, el curso previsto de las primarias demócratas, esto es, la inevitable victoria de Hillary Clinton. Empecemos, una vez más, por los resultados, extraídos de Wikipedia:

Iowa Democratic caucuses, February 1, 2016
CandidateState delegate equivalents (× 100)[6][7][8]Percentage[9]Estimated
pledged delegates[6]
Estimated
superdelegates
Grand total
estimated delegates
Actual
delegates
Hillary Clinton700.59 (70,059)49.85%23629
Bernie Sanders696.82 (69,682)49.65%21021
Martin O'Malley7.61 (761)0.54%000
Uncommitted.46 (46)0.03%022
Other00.0%000
Total:1,406 (140,548)100%4485252

La distribución del voto por condados: en azul las victorias de Clinton, en rojo las de Sanders, en morado los empates.



Y el resultado comparado con las encuestas:

Polling Data

PollDateSampleMoEClintonSandersO'MalleySpread
Final Results------49.849.60.5Clinton +0.2
RCP Average1/21 - 1/31----47.943.94.3Clinton +4.0

Como se puede ver, la victoria de Hillary no pudo ser más ajustada. Ganó por dos décimas (y ni siquiera está claro que lo hiciera en número de votos, porque el Partido Demócrata de Iowa sólo da el número de delegados, no de votantes. Otra muestra de lo arcaicos que resultan los caucuses)

¿Qué significa esto para los candidatos?

1) Hillary Clinton ganó por los pelos, pero ganó. Con eso evitó entrar en una peligrosa dinámica para ella de derrotas frente a Bernie Sanders. Contrariamente a lo que nuestros lectores hayan podido encontrar en la prensa, el resultado de Iowa es bueno para Hillary, porque Iowa es el tercer Estado con más blancos liberales demócratas de Estados Unidos, que es la combinación más favorable posible para Bernie Sanders, cuyo máximo nivel de apoyo se encuentra precisamente entre los blancos liberales demócratas.

Basta con examinar este magnífico cuadro (y artículo) que elaboraron en Fivethirtyeight para entender que Bernie Sanders necesitaba ganar en Iowa:

silver-datalab-bernieland

Los únicos Estados más favorables que Iowa para Bernie Sanders son New Hampshire (donde las encuestas indican que conseguirá una cómoda victoria esta semana entrante) y su propio Estado, Vermont. Pero a partir de allí las siguientes citas electorales son delicadas para el socialista (en Carolina del Sur hay apenas un 19% de blancos liberales demócratas).

2) No quiero negarle el mérito a Bernie Sanders, que consiguió un resultado enormemente meritorio, teniendo en cuenta los notables handicaps de los que parte (edad, posicionamiento ideológico, carácter gruñón). Pero hay un indicio espectacularmente ominoso para él en la encuesta a pie de urna de la NBC para Iowa. Así cómo entre los blancos Hillary ganó apenas 49-46 a Sanders, entre los escasos negros, latinos y asiáticos de Iowa Hillary ganó con claridad: 58 a 34.

¿Qué le ocurrirá a Bernie Sanders cuando lleguemos a Estados con minorías raciales mucho más numerosas que en Iowa y New Hampshire? Pues lo sabremos muy pronto, porque Nevada, con un 25% de latinos en las primarias demócratas y Carolina del Sur, con un 50% de negros en las primarias demócratas, son los siguientes Estados en votar. Y si Sanders no es capaz de mejorar sus resultados con las minorías, será arrollado en esos dos Estados (y en el Supermartes, que viene inmediatamente después).

3) En cuanto al pobre Martin O' Malley, sepultado entre los dos titanes, se vio obligado a retirarse nada más finalizar los caucuses. (Nota: sus escasos seguidores, en segunda instancia, fueron a Bernie Sanders, lo que explica porque el resultado final fue finalmente todavía más ajustado de lo que auguraban las encuestas).

En resumen: diga lo que diga la prensa, los resultados de Iowa fueron buenos para Hillary. Aunque será derrotada en New Hampshire, sospecho que el margen será inferior al que ahora indican las encuestas (unos 17 puntos). Y lo que importa es que ocurrirá después, cuando abandonemos el terreno favorable para Bernie Sanders y nos dirijamos al Sur.