sábado, 20 de febrero de 2016

Las primarias republicanas en Carolina del Sur: sigue la lucha para descubrir quién se enfrentará a Trump uno contra uno

Las primarias republicanas en New Hampshire el pasado día 9 confirmaron que la pesadilla continúa para el establishment republicano: no sólo Donald Trump ganó con autoridad y superando a las encuestas, sino que su candidato preferido, Marco Rubio, sólo consiguió la quinta plaza, lastimado indudablemente por su mala actuación en el debate electoral previo a las mismas: 

New Hampshire Republican primary, February 9, 2016
CandidateVotesPercentageActual delegate count
BoundUnboundTotal
America Symbol.svg Donald Trump100,40635.3%01010
John Kasich44,91015.8%044
Ted Cruz33,19011.7%033
Jeb Bush31,31211.0%033
Marco Rubio30,03410.6%033
Chris Christie21,0707.4%000
Carly Fiorina11,7044.1%000
Ben Carson6,5102.9%000
En cualquier caso, las primarias tuvieron la virtud de reducir aún más el número de candidatos existentes: Chris Christie y Carly Fiorina, tras unos desalentadores sexta y séptima plaza, decidieron abandonar la lucha (y no digamos ya Jim Gilmore, el exgobernador de Virginia, que decidió dejar de hacer el ridículo y retirarse tras cosechar 130 votos en total)

En cualquier caso, las posiciones de los restantes cinco candidatos con posibilidades (descartando de antemano a Ben Carson, cuya campaña no es más que un elaborado esquema para que sus asesores se hagan millonarios) son muy distintas, especialmente a la vista de las encuestas que nos van llegando de Carolina del Sur:

1) Trump por ahora sigue siendo el líder claro en las encuestas a nivel nacional y en Carolina del Sur, aunque hay que decir que la media de las encuestas muestra un cierto grado de erosión en la última semana, tras atacar frontalmente al expresidente George W. Bush en el último debate:


Bush hijo sigue siendo popular entre el electorado republicano, así que la decisión de atacarle es estratégicamente muy arriesgada. Tampoco puede estar haciéndole ningún bien el que se esté revelando que su supuesta oposición a la guerra de Irak en 2003 es una pura falacia, a medida que van apareciendo clips suyos en la televisión o en la radio indicando que estaba a favor de la misma.

En todo caso, Trump parece tener ciertos problemas para superar el 35% del voto en sus mejores primarias. Ahora bien, eso no es un problema ahora, cuando el voto de sus oponentes se divide entre cinco. Puede incluso permitirle ganar si el voto se divide entre dos. Pero parece improbable que Trump consiga ganar en un duelo cara a cara contra sus rivales (especialmente contra Marco Rubio).

2) Marco Rubio; hablando del rey de Roma, su resultado en New Hampshire fue indudablemente decepcionante, pero como se puede apreciar en la tabla que adjuntamos, se ha recuperado bien, y va claramente encaminado a quedar tercero esta noche, siendo perfectamente posible incluso que acabe en segundo lugar (y lo que es más importante, consiguiendo librarse de Jeb Bush, absorbiendo la mayoría de los votos de éste).

3) Ted Cruz: el senador tejano se está desinflando un poco, la verdad, y en un Estado tan evangélico como Carolina del Sur debería estar obteniendo un resultado mejor que el 20% que parece que va a obtener esta noche. Tiene organización y medios para aguantar durante el mes de Marzo, pero si Marco Rubio empieza a superarle, la presión para que se retire en favor de éste será probablemente insuperable, especialmente dado que Rubio no es ningún moderado.

4) Jeb Bush: probablemente su campaña presidencial acabe esta noche, tras quedar en cuarta posición, y muy lejos del tercer lugar. Eso serían buenas noticias para el establishment, que está como loco porque Rubio quede como único candidato suyo frente a Trump y Cruz.

5) John Kasich: el gobernador de Ohio no parece haber amortizado su meritorio segundo puesto en New Hampshire y su estrategia es poco clara: quiere concentrarse en Estados norteños que votan pasado el Supermartes, pero si no consigue obtener buenos resultados en éste simplemente no tendrá apoyos ni dinero para llegar a esos Estados. Una vez se retire Bush, la presión de los Senadores y congresistas de Washington sobre Kasich para que se retire será insoportable.